Del rojo y de algunos machos primates

Solace


Solace – Giclée on Canvas – Pino

“The lady in red is dancing with me,

Cheek to cheek.

There’s nobody here, it’s just you and me.

It’s where I want to be,

But I hardly know this beauty by my side.

I’ll never forget the way you look tonight”.

Lady in red

Siempre soñé con un vestido rojo colgado en mi placar, sacarlo y caminar por la playa con él, dejando que el viento juegue con él. No un vestido rojo de fiesta, sino de algodón suave al tacto, de color rojo auténtico, mangas cortas, falda larga, género que se adhiera al cuerpo para insinuar que en fin, uno tiene curvas debajo. He visto varios vestidos rojos en mi vida, aunque la verdad todavía no encontré uno que me calzara como la gente. Mientras busco el vestido ideal, leo uno de estos artículos que vienen mezclados con las noticias y no puedo dejar de sonreír. Que el rojo hace a las mujeres más atractivas para los hombres no parece una novedad despampanante, tal vez la desilusión radica en que esa conducta viene en los genes: y si señores: “los primates machos no humanos se excitan cuando las hembras se ponen rojas”. Clarín.com.

espalda-de-mujer-con-rojo-posters

Espalda de mujer con rojo – Artista: Deloffre

“Abrió su segundo atado de cigarrillos del día, y recién iba por el mediodía. Ese mediodía raro de nuestros días, en donde el sol no está donde tiene que estar, pero el reloj decía las doce al fin. No maldijo, solo sintió el peso de la desilusión que corría por su pecho. Mientras recordaba alguna estrofa de algún tango siniestro vio la figura de ella reflejada en la acera. La misma que había visto una tarde de verano dejando huellas en la arena de la playa cercana al pueblo. Allí iba, erguida, diosa total, con el paso lento y seguro,

su mirada pegada al horizonte, sus pies descalzos y su vestido rojo que dejaba entrever su piel blanca y contrastante. Su pelo castaño impedía ver su cara en toda su magnitud. Vio sus rulos sobre sus ojos y deseó por un minuto poder corrérselos del rostro y mirarla fijamente a los ojos, y besarla y enamorarla de muerte.

Fue un flash que duró algunos meses de amor furtivo. Nunca pudo desabrochar ese vestido rojo, pero si el resto de sus prendas, botón por botón y recorrer kilómetros de piel como quien camina en el desierto. El cuerpo fue conquistado pero no así su corazón. Y llegó el día en que ella volvió a vestir esa prenda nunca deslucida y mortal. Lo miró a los ojos  tan solo para decir que hay etapas que se terminan como inician, en un abrir y cerrar de ojos.

Terminó el cigarrillo, y salió caminando apesadumbrado, sabiendo que todo había sido un espejismo. Hermoso y doloroso, pero en fin un espejismo”.

chica-en-un-vestido-rojo-leyendo-al-lado-de-una-piscina-posters

Chica en un vestido rojo leyendo al lado de una piscina – Artista: Sir John Lavery

Poema Retrato De Mujer de Gonzalo Rojas

“Siempre estará la noche, mujer, para mirarte cara a cara,

sola en tu espejo, libre de marido, desnuda

con la exacta y terrible realidad del gran vértigo

que te destruye. Siempre vas a tener tu noche y tu cuchillo,

y el frívolo teléfono para escuchar mi adiós de un solo tajo.

Te juré no escribirte. Por eso estoy llamándote en el aire

para decirte nada, como dice el vacío: nada, nada,

sino lo mismo y siempre lo mismo de lo mismo

que nunca me oyes, eso que no me entiendes nunca,

aunque las venas te arden de eso que estoy diciendo.

Ponte el vestido rojo que le viene a tu boca y a tu sangre,

y quémame en el último cigarrillo del miedo

al gran amor, y vete descalza por el aire que viniste

con la herida visible de tu belleza. Lástima

de la que llora y llora en la tormenta.

No te me mueras. Voy a pintarte tu rostro en un relámpago

tal como eres: dos ojos para ver lo visible y lo invisible,

una nariz arcángel y una boca animal, y una sonrisa

que me perdona, y algo sagrado y sin edad que vuela en tu frente,

mujer, y me estremece, porque tu rostro es rostro del Espíritu.

Vienes y vas, y adoras al mar que te arrebata con su espuma,

y te quedas inmóvil, oyendo que te llamo en el abismo

de la noche, y me besas lo mismo que una ola.

Enigma fuiste. Enigma serás. No volarás

conmigo. Aquí mujer, te dejo tu figura”.

Poemasde.net

Poeta chileno nacido en Lebú, Arauco, en 1917.

Estudió Derecho y Literatura en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Fue profesor de Estética Literaria y Jefe del Departamento de Castellano en la Universidad de Concepción. Ejerció la docencia  en Utah, EE.UU., Alemania y Venezuela. Organizó a partir de 1958 los famosos Congresos de Escritores en Concepción,  reuniendo lo más selecto de la literatura latinoamericana. Fue diplomático en China y Cuba. Perteneció al grupo surrealista reunido en torno a la Revista Mandrágora, 1938 – 1943.

Ha recibido numerosos premios internacionales entre los que se cuentan: Premio Sociedad de Escritores de Chile por «Poesía Inédita» 1946, Premio Reina Sofía de poesía de España, Premio Octavio Paz de México y José Hernández de Argentina, además del Premio Nacional de Literatura de Chile en 1992 y del Premio Cervantes de Literatura 2003.

AMediavoz.com

Blogalaxia Tags , , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , , ,

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s