Serrat allá por el 83

alecus.jpg

Es el año 1983, y yo tengo 13 años, hace 8 que vivo bajo la normalidad de una dictadura militar, ya que no tengo registro de ningún otro sistema de gobierno. Por si hiciera falta en el colegio tampoco nos enseñansobre el tema.

El cura ante la obligación de la materia ‘Educación Cívica’nos hablaría de ‘democacaracia’ y nosotros nos reiríamos sin entender nada.

Es una edad un poco convulsiva como para entender lo que pasa afuera, sí recuerdo haber visto a un señor con una guitarra cantando temas que se me marcaron a fuego. Luego de una prolongada ausencia y de no poder conseguir la visa en Chile, Serrat comienza la gira americana por Argentina siendo vetado por Argentina Televisora Color. (aclaración al margen: lo debo a ver visto de casualidad en el único canal que teníamos en ese momento)

Las crónicas de la fecha decían:

Después de ocho años de ausencia -años coincidentes con la reorganización nacional- el gigantesco Joan Manuel Serrat volvió a los escenarios argentinos. Los sucesos que se produjeron al largarse la venta de entradas, demostraron -una vez más- que a las grandes voces populares no se las puede condenar al olvido por el simple procedimientode la interdicción.’

Serrat estaba a flor de piel, no era alguien más viniendo a dar recitales, temblaba de emoción, de cansancio, de nervios, él mismo dijo que en ese preciso momento no podía describir lo que le estaba pasando, fue muy fuerte.

Personalmente para mí no fue el reencuentro, sino fue el inicio, el conocer, el tirarse a la pileta, porque ni bien pude me compré los cassettes dobles de ‘Serrat en Directo’ y me puse a navegar en sus palabras,era una cuestión adictiva, no podía dejar de escucharlo y cada vez que lo hacía mi mente encontraba otros caminos y otros pensamientos hasta ese momento inexplorados: libertad, camino, versos, tolerancia, amistad.

Desde el 83 hasta el 2007 el camino fue largo, yo casi tengo la edad de cuando el vino en ese año, ahora más que escuchar sus temas me gusta escucharlo a él: la persona comprometida que es, su sencillez, y por qué no su carácter firme.

Y qué esperaban? Acaso se puede ser imparcial cuando se habla de un ser querido?

 

No esperes que un hombre muera

Para saber que todo corre peligro,

Ni a que te cuenten los libros

Lo que están tramando ahí fuera.

No esperes que te den los planos

Para satisfacer tu curiosidad,

Ni a que el aire también sea de pago

Para gozar el placer de respirar.

No esperes golpes de suerte,

Seguirás a su merced,

Mientras haya gente que

Trafique con la muerte.

No esperes de ningún modo

Que se dignen consentir

Tu acceso al porvenir

Los que hoy arrasan con todo….

No esperes (1983)



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s