Ojo por Ojo y el mundo quedará ciego Gandhi

 

La noticia de la matanza en el campus universitario de Virginia trae a colación en primera instancia el uso de armas por parte de la población civil de Estados Unidos.(en realidad este tema se puede generalizar al resto del mundo)

La extensión de la violencia en las calles y dentro de los hogares e instituciones hace que el común denominador de las personas sienta que para sobrevivir deba salir armado a la calle, como en el Lejano Oeste o para citar a nuestro país la época de Rosas o de algún otro caudillo.

Lo bueno de esto es que la intolerancia no tarda absolutamente nada en manifestarse: de pronto un roce con otro auto en una ruta, una mal mirada de otra persona, una discusión con vecinos por el ruido de la música o porque nos estacionaron su auto en nuestro garaje, un empleado que no hace su trabajo, la discriminación, la soledad absoluta, la burla de los compañeros en la escuela, el ser despreciado por la persona que amamos, etc., etc., hacen que la persona en cuestión zanjee sus frustraciones exactamente en ese momento: liquidando a la persona o personas que le están supuestamente ocasionando el problema.(habría que ahondar en realidad para ubicar el problema no en el otro)

Si, todos hemos tenido de esos momentos. Quién no fue objeto de burlas en el colegio, a quién no le contestaron mal o con falta de respeto, quien no sintió dentro de sí una ira profunda y ganas de ‘acogotar’ a alguien.

Las distancias entre ese deseo (que se puede disipar ni bien se termina el sentimiento de calentura y la frustración) y el hecho concreto de hacer desaparecer al ‘culpable’ se acortan con un arma cerca.

Sí, es cierto, un arma bien utilizada, nos puede ayudar a defendernos en situaciones gravísimas, pero no hay una reglamentación como la gente que puesta en práctica garantice que la persona que porta el arma no tiene trastornos mentales, no tiene accesos de ira, hizo un curso intensivo de tiro, sabe utilizarla apropiadamente, etc.

El debate está abierto.

Antes determinar con el tema, creo que atrás de la cuestión del armamento hay otra de la cual casi no se habla: siempre estamos con lo mismo: segregación, indiferencia, crueldad, falta de respeto, distancia, agresión. Todas estas faltas de consideraciones que tenemos hacia el prójimo son las que nos hacen llegar al lugar dónde estamos: tolerancia 0.

 

 




Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s