Puede que todo siga igual. También puede que no sea así.

Werner Heisenberg enunció en 1927 el principio de incertidumbre o de indeterminación, según el cual no se puede determinar simultáneamente y con precisión arbitraria, ciertos pares de variables físicas, como son, por ejemplo, la posición y el momento lineal (cantidad de movimiento) de un objeto dado.

 

Podemos entender mejor este principio si pensamos en lo que sería la medida de la posición y velocidad de un electrón: para realizar la medida (para poder “ver” de algún modo el electrón) es necesario que un fotón de luz choque con el electrón, con lo cual está modificando su posición y velocidad; es decir, por el mismo hecho de realizar la medida, el experimentador modifica los datos de algún modo, introduciendo un error que es imposible de reducir a cero, por muy perfectos que sean nuestros instrumentos.

 

Este Principio supone un cambio básico en nuestra forma de estudiar la Naturaleza, ya que se pasa de un conocimiento teóricamente exacto (o al menos, que en teoría podría llegar a ser exacto con el tiempo) a un conocimiento basado sólo en probabilidades y en la imposibilidad teórica de superar nunca un cierto nivel de error.

(Wikipedia)

 

Ismael Serrano en su tema Principio de Incertidumbre vuelca este enunciado a nuestras vidas, llenándola de probabilidades y de posibilidades.

Disfruta.

 

Puede que las redes traigan

cuellos rotos, negras plumas de cormorán,

que tiemblen los semáforos,

las radios callen y se derrumbe la ciudad.

Puede que te saque de mis brazos

tu marido o el despertador,

que te interrumpa el desayuno

el vuelo de un B-52.

Puede que todo siga igual.

También puede que no sea así

y encuentres el mercurio

de mi voz empapando tu contestador,

y florezcan los olivos en el valle de Hebrón.

Puede que te queme el hielo,

o la luz del televisor.

Puede que te cite el parlamento

y decrete el blanco y negro,

que sonrían ángeles heridos

en la sección de sucesos,

que alimentándose de humo

se quiebre cual cristal esa mujer.

Que trepe una serpiente

por sus piernas infinitas. Puede ser.

Puede que todo siga igual.

También puede que no sea así.

Quizás banderas blancas

tu habitación alumbren

y mi amor esté cerca

y los dioses duden.

Y este sea un buen principio,

principio de incertidumbre.

Puede que te salves. Puede

que amanezcas conmigo

y las espadas se entierren.

Puede que todo siga igual.

También puede que no sea así

y encuentres el mercurio

de mi voz empapando tu contestador,

y florezcan los olivos en el valle de Hebrón.

Puede que te queme el hielo,

o la luz del televisor.

Una posibilidad existe

de que amanezcas conmigo

y los cañones se oxiden.

Ismael Serrano – 2003 – Principio de Incertidumbre

 

 





Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s