Un día de perros

Peligro: mufa.

Hoy es un día caótico.

Empecé el día haciendo algo que debo hacer: gimnasia, pero sin ganas, levantando las pesas por inercia, diciéndome que con ese accionar no se me va a caer tanto la estantería. El estigma me quedó para el resto del día, imposible deshacerse de eso.

Luego el trabajo. Me doy cuenta que no estoy en aptitud mental para atender detrás del mostrador, qué martirio! Entonces mi dirijo a mi oficina.

Mi escritorio atenta contra mí al abrir cajones y no encontrar lo que busco.

Decido en un acto de paranoia impulsiva arremangarme y llamar al orden. Qué satisfacción! Papeles que se sumergen en la bolsa en donde los voy a despachar a la posteridad de la basura.

Seguramente la semana que viene buscaré algo que ya fue…

Mientras ordeno trato de ver mi blog, a ver si mis publicaciones logran captar el comentario de alguien. Cero comentario. No voy a publicar nada.

Luego de dejar el escritorio metálico bien pelado y en orden me dispongo a irme a mi casa, el caos me sigue, y yo trato de correrlo con lo que tenga a mano: siempre con forma de palo para barrer mi día chinchudo.

Para variar leo el diario de hoy.

Capto enseguida que Cristinita nos está representando soberanamente en Suiza, en la cumbre de la OIT, mientras se hospeda en un hermoso Spa seguramente incluido en la invitación de la gira.

De pronto pienso en mi carrera meteórica para convertirme en primera dama. Tengo como cuatro años para engancharme a algún presidenciable que esté soltero, por supuesto: quién? Bueno ya saben. Entonces me imagino hermosa, luego de todos los tratamientos que me voy a hacer para tener mejor imagen y también veo los titulares: la señora no conocía Europa, ni siquiera pasaporte tenía…

Vuelvo a la realidad y sigo leyendo, parece que en Necochea van a hacer un Spa con aguas termales y adicionalmente un recorrido en honor a los trabajadores rurales, gracias a cuyas contribuciones pudieron comprar un hermoso lote con laguna, casco de estancia y agua a 41 grados que brota de no sé dónde. Pienso que esta gente si apenas tiene cobertura de la obra social, estarán los trabajadores rurales invitados a la inauguración?

Ya la tarde llega con otras vetas, un dolor infernal de cabeza que se transforma –según los entendidos- en mal de ojo. Trato de seguir evadiendo la atención al público, ya que con esta presencia lo único que se obtiene es mala onda de ida y de vuelta.

Entonces me siento a escribir esto. Pienso que no soy de escribir cosas personales, pero que más da.

Ahora me siento más descargada, eso sí con las orejas caídas y arrastrando la cola, pienso que mañana viene otro día, con titulares tan surrealistas como mi blog y mis sueños.

 





Anuncios

Un pensamiento en “Un día de perros

  1. UHAU!!!!!!!!!!! Que buena terapia…ahora sé, si dejo al psicoanalista, me armo un blog…..y ahí agarrensé…..jajaja. Espectacular perro…muy buena descarga…..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s