“Si estamos en un cuarto oscuro y decimos que no hay luz es porque alguna vez hemos visto la luz. Algo parecido sucede con la felicidad.” Swami Tilak

He divagado en varias oportunidades sobre el tema La Felicidad.

La última vez fue potenciada por un artículo de Paul Coelho en la revista Viva del Clarín. Si bien en esa oportunidad tomé en cuenta dos o tres datos, parece que se me pasaron por alto varias cosas. O mejor dicho, varios lectores tomaron en cuenta otras cuestiones a saber: vincular la felicidad con la satisfacción es un despropósito, el deseo es motor del consumo, el deseo no es motor de la felicidad. (Florencia Patronis)

Quiero detenerme particularmente en el deseo. Estoy segura que deseo y consumo material no es lo mismo. El deseo es un gran motor, puede ser que también sea el motor del consumo, pero también es el motor de la vida. Asocien en unos minutos deseo a varias cosas que no sean materiales, estoy segura que hasta pueden hacer una lista.

De todas las cartas de lectores la que más me gustó fue la última en donde la autora (parece que el tema de la felicidad es un excluyente femenino) remata la cuestión diciendo que cada uno debe tener su definición de ser feliz, y que ese criterio permita juzgar si uno lo es o no: felicidad sería ir por la vía de nuestro deseo.(Andrea Atienza)

Como el temita este de la felicidad realmente nos acosa y nos persigue (no para que seamos felices, claro, sino para que nos devanemos los sesos pensando en cómo se llega a la felicidad) prosigo con estos trabajos y estudios que siempre salen publicados en algunos de los medios que leo:

Un trabajo de los profesores de la UNED, revela que quienes gozan de un mayor poder adquisitivo disponen de más oportunidades para alcanzar sus deseos, por lo que se sienten más felices.

El estudio señala que «la relación entre renta y felicidad no es proporcional», porque los individuos tienden a compararse dentro de un mismo nivel. Además, el ser soltero y viudo influye negativamente en el grado de bienestar, ya que la pareja ayuda a superar el estrés y las depresiones.

El estudio también desmonta el mito de que los hijos aportan felicidad, puesto que tienen un efecto reducido en el bienestar de las parejas. Sus periodos más dichosos son la luna de miel y los años previos a tener descendencia. Sin embargo, el estudio sí confirma que el desempleo está muy relacionado con la infelicidad.

En cuanto a las edades, jóvenes y mayores están más satisfechos que los de mediana edad. Los mayores tienden a ser más felices al tener menos aspiraciones y estar expuestos a menos frustraciones. Asimismo, las convicciones también ayudan. Los individuos «orgullosos de ser españoles» se muestran más felices; así como los idealistas y creyentes.

Este mapa de la felicidad europea desmiente parte de los estereotipos creados, puesto que varios de los soleados países del Mediterráneo aparecen en el vagón de los menos satisfechos. «Los países que confían en sus Gobiernos son más felices».

20 Minutos

Sólo me queda remarcar algunos puntos para tratar de completar la nota:

  • Evidentemente en mi país hace años que no confiamos en el gobierno, es más, esa desconfianza se hace crónica y muchas veces se extiende a otros ámbitos. Si a esto le agregamos que el gobierno lo hacemos todos… bueno.
  • Que los jóvenes y los mayores estén más satisfechos que las personas de mediana edad, resta puntos a mis 37 años, a mis quejas, a mi país.
  • Estoy totalmente de acuerdo con que las convicciones ayudan, pero quién lleva sus convicciones al 100% por esta vida? Aquí las convicciones te las hacen pedazos en la segunda cuadra dirían los pesimistas, yo aún trato de llevarlas encima.
  • El tema de la familia… bueno creo que eso de que los solteros quieren casa, los casados quieren estar solteros nuevamente, si tenés hijos, si no podés tenerlos, creo que la queja eterna se lleva el 80% de nuestras posibilidades de ser felices.
  • Ya había dejado instrucciones expresas de tirar mis cenizas en el Mediterráneo, y siguen en pie no importa lo que diga el informe sobre la gente que vive cerca del mar.
  • En cuanto a la luna de miel, no la tuve, lo cual es una gran cosa, ya que ante algún período de escasez de felicidad organizamos una y listo (siempre y cuando el período coincida con que todavía cuento con pareja)

Mi felicidad es una hermosa dama que se acerca en los momentos en que hago lo que deseo, en los que disfruto de mis logros, cuando pienso en el camino recorrido hasta el presente soy feliz.

 




Anuncios

Un pensamiento en ““Si estamos en un cuarto oscuro y decimos que no hay luz es porque alguna vez hemos visto la luz. Algo parecido sucede con la felicidad.” Swami Tilak

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s