Autoestima: la importancia de uno mismo.

 

ap626.jpg

 


La autoestima es la función que supone evaluarse a uno mismo (implica una opinión) y vivenciar el estado de ánimo que resulta de ese ejercicio de autoevaluación.

Así empieza la columna que ayer publica el Dr. Elías Norberto Abdala en la revista Viva del Clarín.

El mensaje de la nota es que la autoestima se aprende y también se puede reparar.

Persona con autoestima baja:

  • desprecia sus cualidades,
  • se deja influir por los demás,
  • no es amable consigo mismo,
  • se siente impotente,
  • actúa a la defensiva,
  • culpa a los demás por sus faltas y debilidades.
  • atribuyen éxito a factores externos (suerte)
  • atribuyen fracasos a factores internos (baja capacidad)

Persona con autoestima alta:

  • atribuye éxitos y fracasos a factores internos (capacidad y esfuerzo o falta de esfuerzo)

La autoestima nace (si tiene suerte) con la vida misma: es decir de acuerdo a si el hijo es deseado o no. En los primeros años la autoestima se construye a partir de sentimientos corporales agradables (caricias, afecto, interés materno).

Ya en edad escolar la autoestima se nutre de las habilidades, competencia y relaciones de amistad.

Según los psicólogos la autoestima es un aprendizaje que resulta de las experiencias vividas en la niñez y la adolescencia.

El papel de la familia es vital, el comportamiento de los padres pueden dañar la autoestima mediante:

  • castigos indiscriminados
  • ausencia de padres o impedimento para reconocer buenas acciones de los hijos
  • carencia de apoyo emocional o abandono
  • y obviamente la privación y abuso los cuales inspiran dos sentimientos en los hijos: primero rabia y luego culpa

La buena noticia es que la terapia psicológica permite regar esta plantita y hacerla crecer, es decir fomentar la autoestima.

Es un camino largo y penoso, muy duro por momentos, en donde los descubrimientos también pasan por la culpa de no tener sentimientos de amor hacia los padres que no han fomentado a que naciera esa autoestima.

De la nota del Dr. lo que más me impactó es la referencia sobre los hijos no deseados y la autoestima. Es evidente lo determinante que esta situación es. Saberse un hijo no deseado es como ser un envase descartable, realmente no sirve para mucho.

Vuelvo a insistir en lo importante del mensaje: no importa lo desvalorados que nos encontremos, ni que nuestro discurso cotidiano pase solo por todo lo negativo, lo que nos sale mal, sobre que no tenemos amigos o que nadie nos quiere. Esa es la posición que no nos lleva a ningún lado. Tampoco de nada sirve culpar a los padres que en su momento estuvieron incapacitados para fomentar autoestima en sus hijos.

Los hechos se pueden cambiar, uno puede empezar a crecer y cambiar lo que hoy vemos como una fatalidad, como algo que ya está escrito.

Sólo hay que animarse y trabajar mucho, no es fácil.

Y nuestros hijos? Evitemos que tengan que recorrer este penoso camino.

Fuente: Para quererme mejor. Dr. Elías Norberto Abdaya.

Imagen: Blue Nude Blue Nude Pablo Picasso

Columna Opinión revista Viva 24.06.07






Anuncios

Un comentario en “Autoestima: la importancia de uno mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s