Dijo Vargas Llosa: Su compromiso no está de moda en esta era ‘light’.

Ya hace unos días tenía la noticia sobre este escritor Israelí, aunque primero quería leer un poco más sobre él. Sinceramente estoy tan lejos de la problemática en Israel como lo está Argentina geográficamente. Pero elegí a este escritor, sin conocerlo previamente, porque llega a mí de una manera personal: pacifista, frontal, luchador, demuestra cómo a veces desprenderse de la herencia nos hace crecer como personas.

El escritor israelí Amos Oz fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras por la brillantez de su literatura, su contribución a vislumbrar los problemas universales de nuestro tiempo y su defensa de la paz y la lucha contra el fanatismo. Narrador, ensayista y periodista, Oz, que fue uno de los creadores en 1978 del movimiento pacifista Paz Ahora.

“Creo en una solución de dos Estados a lo largo, más o menos, de las fronteras del 67”

Nació en el seno de una familia judía emigrantes rusos y polacos, y en 1954, cuando tenía quince años, se enfrentó a su padre y abandonó Jerusalén para vivir y trabajar en el Kibbutz Hulda, donde completó su educación secundaria.

Esta rebeldía y enfrentamiento con el padre, el mundo burgués y la atmósfera erudita que rodeaba a toda su familia le llevó a este hijo único a desprenderse de su apellido paterno (Klausner) y a adoptar el que hoy todo el mundo conoce: Oz, que significa “coraje, determinación, fuerza”.

“Pertenezco a la lengua hebrea. El hebreo moderno es mi instrumento musical”

Una familia culta y apasionada de Europa, formada por generaciones de estudiosos, poetas, políglotas y soñadores europeos marcó el destino de este escritor. El padre de Oz hablaba en siete idiomas y la madre, que se suicidó cuando él tenia quince años, hablaba otros cinco.

En 1967 fue soldado de reserva de la unidad blindada que luchó en el frente del Sinaí durante la guerra de los Seis Días, y en octubre de 1973 combatió en la guerra de Yom Kippur en las montañas del Golán.

Con apenas veinte años el flamante premio Príncipe de Asturias publicó su primer relato en la revista literaria “Keshet” y la asamblea de Kibbutz decidió enviarlo a la Universidad Hebrea, donde durante veinticinco años repartió su tiempo entre la escritura, el trabajo en el campo y la enseñanza.

Actualmente es profesor titular y posee la cátedra Agnon de literatura hebrea en la Universidad Ben Gurion de Néguev en Beer Sheva, actividad que alterna con la escritura en su casa del desierto de Neguev “en total soledad”.

“Mi padre escribía libros sesudos. Siempre me envidió la libertad que yo gozaba, como novelista, de escribir como quisiera, directamente de la cabeza a la página, sin limitaciones de toda esa búsqueda e investigación preliminar”. Así escribe Oz en su último libro publicado en España “La historia que comienza”, publicado por Siruela.

Oz es un luchador infatigable contra los fanatismos y en el libro “Contra el fanatismo”, publicado por Siruela escribe: “El fanatismo es más viejo que el islam, que el judaísmo, que el cristianismo. Más viejo que cualquier Estado, gobierno, o sistema político… Desgraciadamente, el fanatismo es un componente siempre presente en la naturaleza humana”.

Fuentes: El día El País






Anuncios

Un pensamiento en “Dijo Vargas Llosa: Su compromiso no está de moda en esta era ‘light’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s