Las exigencias de un perro

Algo en mi cuerpo me dice que no estoy conduciendo bien los actos de mi vida.

Es una rigidez extrema que va desde la mitad de la espalda hacia el cuello, lo que hace que al rotarlo se escuche indefectiblemente un sonajero de huesos.

Me pongo a revisar mi lista de prioridades, mis manos agrietadas me dicen que tal vez esas prioridades no van por buen camino, lo mismo que mi cuello. En fin, el eterno dilema de descifrar que es lo que queremos hacer y que es lo que debemos hacer. Lo importante sería sacarse de encima ese auto hostigamiento que hace que uno quiera rendir más, hacer más, tener más, saber más.

Mientras me espera una carpeta llena de hojas que tengo que leer y no quiero, me pregunto quién me mandó a meterme en tamaña empresa. De pronto la respuesta llega: yo sola. Y trato de recordar que me había propuesto decidir parar antes de que fuera una simple obligación.

También recuerdo ahora que seguramente el relajante muscular que me tomé anoche probablemente trajo efectos adversos, se me vino a la memoria un sueño tan prohibido que es imposible repetirlo siquiera a mi misma.

Volviendo al tema, el camino me muestra una encrucijada: tengo la libertad de volver pero aún me intriga por qué sigo empecinada en hacer cosas que luego me pesan y me exigen mucho.

Viendo a mí alrededor, no creo que muchas personas tengan mi dolencia.

Como esta es una divagación abierta no he encontrado mejor broche que una frase del Nano:

Cuéntale a tu corazón
que existe siempre una razón
escondida en cada gesto.
Del derecho y del revés
uno sólo es lo que es
y anda siempre con lo puesto

 

648305.jpg

Este perro bien puedo ser yo, está super entrenado (igual que yo) para hacer las compras solo y vaya a saber cuántas cosas más. Uff!!


Blogalaxia Tags , ,
Technorati Tags , ,

Anuncios

2 pensamientos en “Las exigencias de un perro

  1. Quièn me mando a meterme en esto o para q me lance a hacer tal cosa es una pregunta q me hago a diario. La respuesta es : yo. Como vos decis. El carrito de la vida es pesadito de por si y algunas nos empecinamos en ponerle alguna q otra cosita para aumentar su volùmen. Fuerza !!

    Me gusta

  2. Hey!!!!! me sumo a este sentimiento….aunque no encontre un chancho con una mochila…uds. se lo puedeN imaginar…pero a remarla AMIGAS!!! nosotras nos metemos solitas en esto…somos artifices de nuetro propio destino….asique…como se dice….A AGUA Y A AJO…. OSEA, A AGUANTARSE Y A JODERSE….Y A SEGUIR DANDOLE PARA ADELANTE (CUIDANDO LA RETAGUARDIA…JAJAJAJA)
    FUERZA QUE NOS GUSTA METERNOS EN CAMISA DE ONCE VARAS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s