Cuando ya no nos causa tanta gracia

Parece que la reducción del razonamiento abstracto y de la memoria inmediata, nos va quitando el sentido del humor a medida que entramos en años.

Así lo afirma un estudio de la revista Journal of the International Neuropsychological Society.

Yo ya estaba casi segura de que a medida que envejecemos vamos perdiendo el sentido del humor. Mis apreciaciones, lejos de tener un aval científico, radican en el cansancio crónico que muchas personas mayores van acumulando encima.

Aunque, en este caso, el estudio apunta a déficits en el área cognitiva, es decir dificultades para comprender el chiste.

Lo cierto es que la cantidad de carcajadas que pueda provocar un chiste es inversamente proporcional a la edad de los que lo han oído.

Más allá de cualquier estudio, creo que varias de las razones por las que muchos de nuestros mayores se ríen menos están plasmadas en este tema del Nano.

Si se llevasen el miedo
y nos dejasen lo bailado
para enfrentar el presente.
Si se llegase entrenado
y con ánimos suficientes.

Y después de darlo todo
-en justa correspondencia-
todo estuviese pagado
y el carné de jubilado
abriese todas las puertas.

Quizás llegar a viejo
sería más llevadero,
más confortable
más duradero.

Si el ayer no se olvidase tan aprisa.
Si tuviesen más cuidado en donde pisan.

Si se viviese entre amigos
que al menos de vez en cuando
pasasen una pelota.
Si el cansancio y la derrota
no supiesen tan amargo.

Si fuesen poniendo luces
en el camino, a medida
que el corazón se acobarda
y los ángeles de la guarda
diesen señales de vida.

Quizás llegar a viejo
sería más razonable,
más apacible
más transitable.

Si la veteranía fuese un grado.
Si no se llegase huérfano a ese trago.

Si tuviese más ventajas
y menos inconvenientes.
Si el alma se apasionase,
el cuerpo se alborotase
y las piernas respondiesen.

Y del pedazo de cielo
reservado para cuando
toca entregar el equipo,
repartiesen anticipos
a los más necesitados.

Quizás llegar a viejo
sería todo un progreso,
un buen remate
un final con beso.

En lugar de arrinconarlos en la historia
convertidos en fantasmas con memoria.

Si no estuviese tan oscuro
a la vuelta de la esquina.
O simplemente si todos
entendiésemos que todos
llevamos un viejo encima.

Llegar a viejo. (Joan Manuel Serrat)

Artículo completo: 20minutos


Blogalaxia Tags , , ,
Technorati Tags , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s