Mis amigas son unas atorrantas

Las mujeres, nos llevamos mejor que antes?

Si uno cree que las relaciones complicadas son entre el hombre y la mujer, yo pienso que las relaciones entre mujeres lo son más aún.

El crecimiento de una relación de amistad con otra mujer pocas veces es de amor a primera vista.

Las mujeres muchas veces resultan ser animales recelosos que van dando paso tras paso y viendo a ver qué resulta. En esa carrera hay avances y retrocesos.

Pero qué pasa cuando ya no se trata sólo de dos amigas sino de un grupo amontonado de mujeres?

El camino es más complejo, aunque no por ello menos interesante.

En un grupo se va ganando día a día la supervivencia y la interacción es la prueba para ver hasta dónde llegar. En varios meses ya tenemos incorporado a nuestro mapa cerebral un manual de cómo manejarse con las otras femmes: a algunas de les podrá decir lo que se piensa, a otras no les causará gracia.

Un cuadro lleno de códigos y colores de alerta dirá cómo manejarnos.

Están las que escuchan y escuchan sin asombrarse de nada, son las que pueden oir cualquier disparate sin inmutarse, con el apoyo solidario de “todo va a estar bien”.

Hay otras que se desnudan abiertamente, sin importar nada, se las ve como son, confiadas, extrovertidas en sus alegrías, penas y errores.

Algunas no comen vidrio, y van como pisando esas superficies de brazas encendidas, esperando el momento en que ardan.

Las hay soñadoras y enamoradizas, también están las racionales que no creen para nada en eso del latido acelerado del corazón.

Sí, mi grupo de amigas es espectacular, por lo diverso, por esa democracia que tenemos instaurada en donde no hay voto pero se escucha.

A veces debemos hacer concesiones, bajar un cambio, callar algunas cosas, morderse el labio, ser cómplices… reírnos de nosotras mismas.

Tener un grupo de amigas mujeres es mirar hasta dónde llega la otra y preguntarse si uno es capaz de hacerlo.

Es juzgar a jarro abierto cuando la otra lo permite. Y como bien dice una integrante: no a todas les gusta escuchar lo que se ve del otro lado.

Mis amigas se ríen de mis posts, también se enojan o me pasan factura.

Pero eso es lo bueno, seguir en esto.

La prueba de fuego? Creo que aún no la hemos pasado, pero mi fantasía es que cuando seamos viejitas, nos reunamos a seguir riéndonos de nosotras mismas, a contar todas esas cosas que mantuvimos ocultas (quién nos quita lo bailado?), bebidas espirituosas y más.

Mis amigos son sueños imprevistos
que buscan sus piedras filosofales,
rondando por sórdidos arrabales
donde bajan los dioses sin ser vistos.

Mis amigos son gente cumplidora
que acuden cuando saben que yo espero.
Si les roza la muerte disimulan.
Que pa’ ellos la amistad es lo primero.

Joan Manuel Serrat

Blogalaxia Tags , , ,
Technorati Tags , , ,

Anuncios

Un pensamiento en “Mis amigas son unas atorrantas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s