La traición de los hijos

Siempre me pregunté cómo es que hay hijos que maman de por vida la misma filosofía de los padres y hay otros que a pesar de haber convivido con ellos parecen nacidos de un repollo.

Padres liberales, hijos represores. Padres honestos, hijos casi no tanto y viceversa, y muchísimos ejemplos más.

Esto ya no es una cuestión física y de apariencias. No es el padre ingeniero con el hijo hippie. Se trata de filosofías de vida.

Parece que esa teoría de que los genes, la sangre y demás arrastran otras cuestiones es dudosa o habría que certificar que realmente sean los padres biológicos.

Hay tantas maneras de educar como cantidad de padres y madres en el planeta.

Es imperioso buscar la clave que haga que el sello propio familiar quede marcado en nuestros hijos?

O es que hay que olvidarse de la marca personal, del mandato familiar, y permitir que las vidas y las experiencias moldeen a nuestros hijos?

Seguro debe de haber alguna otra opción más nivelada.

Como padres tenemos la tarea de acompañar a nuestros hijos, de asistirlos y de contenerlos. Pero esta tarea, para algunos padres, comprende también una pesada herencia, en donde premios y castigos se irán impartiendo según sus hijos sigan el “buen o mal camino”, hablando literalmente de ideologías y comportamientos.

Es aquí en donde el hijo deja de ser un individuo libre para ser el buen alumno.

Esto no sería nada, a veces lo peor es que hijos insatisfechos de su educación y de sus padres, intentan modelos totalmente extremos con sus hijos, con resultados a veces conocidos.

 

Hay una nota escrita por la psicóloga Silvia L. Quaglia que habla del niño traidor.

El niño traidor es el que pretende vivir distinto, es el que nació de un repollo y no mamó absolutamente nada del mandato familiar.

 

“En ciertas familias, todo miembro que se atreva a la independencia o la innovación resulta sancionado. Ese “traidor”, que intentó el cambio, debe abandonar su proyecto y entonces, “imposibilitado de sostener frontalmente su desacuerdo, recurrirá a los síntomas que expresan su protesta sin que se lo pueda acusar como innovador”.

 

Ronald Laing (Locura, cordura y familia, Fondo de Cultura Económica) define a la familia como “una institución de carácter político creada por un grupo mayoritario (padres) para la satisfacción de sus necesidades. La explotación del grupo minoritario (hijos) tiene lugar a través de comunicaciones de tipo doble vínculo, por las cuales los hijos deben seguir respondiendo a las necesidades y expectativas de sus mayores”.

Es cierto que esta definición se refiere a familias patológicas; en las más cercanas a la normalidad, idealmente, los padres no sólo toleran los deseos y necesidades de sus hijos, sino que además los auspician. Padres e hijos, entonces, atravesarían las crisis evolutivas normales modificándose y enriqueciéndose mutuamente.

La familia patológica, por el contrario, prohíbe veladamente la independencia, sancionando al miembro que intenta innovar dentro de un sistema que si bien cerrado y rígido, provee una supuesta seguridad. Así, el “traidor” que intentó el cambio deberá abandonar su quimérico proyecto de abrirse al mundo y sucumbirá a la enfermedad; imposibilitado de sostener frontalmente su desacuerdo, recurrirá a los síntomas que delatan su protesta pero sin que se lo pueda acusar como innovador.

Por la obvia dependencia de los hijos respecto de sus padres, los niños desean adecuarse a las expectativas de sus mayores; responden a lo que de ellos se espera, aun cuando para ello deba renunciar a sus propios deseos. Responder al deseo de sus progenitores pareciera otorgarles un sitio de privilegio.

Es así como no podemos concebir a un niño enfermo como víctima atrapada en un mandato familiar, sino como un activo contribuyente más en la economía grupal.”

 

Personalmente creo que la traición disminuye cuando uno baja las expectativas sobre los hijos. Es decir, nuestra principal expectativa debería ser la felicidad de ellos según la definición de felicidad que ellos tengan. Podría ayudar a desterrar la traición al tratar de tener un modelo familiar más democrático y no tan institucional, un modelo en donde no parezca que les estamos haciendo una transfusión de sangre a nuestros hijos todo el tiempo.

 

 

 

 

Blogalaxia Tags , , ,
Technorati Tags , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s