“Mi amor me da ese derecho, y tu amor lo consiente”

Esto no puede parar. Una vez que comienzas quieres más y más letras y cartas de amor. Será la primavera que se adelanta y ya me está afectando las neuronas?

Lo cierto es que el amor es pegajoso y estar enamorado, sentir la opresión en el pecho, los latidos que se acentúan, es fantástico, es único…

Ya sé, soy imposible.

Encontré una página genial para enamorados empedernidos o para soñadores. Una página que tiene una recopilación interesante de cartas de amor de la historia. Aquí tres fragmentos:

“Pablo amor” -dice textual la misiva- quisiera que esta carta llegue el día 12 de julio de tu cumpleaños. Pablo amor que seas feliz. Todas las horas del día y de la noche estés donde estés y con quien sea sé feliz, te recordare, pensare en ti alma mía. Mi corazón esta tibio de amarte tanto y pensar en ti. Amor amado amor te beso y te acaricio todo tu cuerpo amado. Amor amado amor amor amor mío amor. Tu Alicia que te Ama”

Carta de Alicia Urrutia a Pablo Neruda

“… Pierina, quisiera ser tu hermano -ante todo porque en ese caso habría entre nosotros un vínculo menos banal, y después para que pudieras escucharme y creerme con confianza. Si me enamoré de ti, no es sólo porque, como se dice, te deseaba, sino porque tú y yo estamos cortados con la misma vara, y te mueves y hablas como lo haría yo, si en vez de ser un hombre que sólo aprendió el oficio de escribir hubiese tenido tiempo de aprender a estar en el mundo. Por otra parte, existe la misma elegancia y seguridad en lo que yo he escrito y en tus días. Sé entonces a quien le hablo.

(…)

…El amor es como la gracia de Dios -la astucia no sirve-. Por mi parte, te quiero mucho Pierina, te quiero como una fogata. Llamémoslo el último resplandor de la vela…”

Carta de Cesare Pavese a Pierina

“Es muy extraño (pero no creo poder expresarlo), que, mientras que te amo tanto, y mientras que estoy muy consciente de la profunda unión de nuestros espíritus, aún tengo un pavor por ti que nunca sentí por nadie más. Pavor no es la palabra, tampoco, porque eso puede dar a entender algo severo en ti; está visto que tú deberás descifrarlo por ti misma. Desearía poder poner esto en palabras, no tanto para satisfacerte (porque sé que entenderás) como por mí mismo. Yo supongo que podría tener prácticamente el mismo sentimiento si un ángel fuera a venir del cielo y ser mi queridísimo amigo. Sólo que el ángel podría no tener además la dulzura de la naturaleza humana, la sensación de quién es mezclado con este sentimiento. Puede que eso sea porque, al encontrarte, realmente encuentro un espíritu, mientras las obstrucciones de la tierra han impedido semejante encuentro en todos los demás casos. Pero dejaré el misterio aquí. En un tiempo u otro esto será simple para mí. Pero a mi parecer, esto convierte mi amor en religión. Y es singular, también, que este pavor (o lo que sea que fuera), no me impide sentir que soy yo quien tiene la responsabilidad de ti. ¿No desearás sublevarte? Oh, no; porque poseo el poder de guiar sólo mientras que te amo. Mi amor me da ese derecho, y tu amor lo consiente”.

Carta de Nathaniel Hawthorne a la Sra. Hawthorne

Fuente: Cartas Famosas en la Historia

Invito a los enamorados inspirados a dejar aquí sus cartas de amor a sus amados. Para los que todavía no encontraron a su amor, igual pueden ir escribiéndo, por ahí quién dice…

Blogalaxia Tags , , , , ,
Technorati Tags , , , , ,

Anuncios

Un pensamiento en ““Mi amor me da ese derecho, y tu amor lo consiente”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s