El Perro y el Mar

spc140dog-on-the-beach-west-wittering-posters.jpg

 

 

 

Ayer fui hasta el mar. Un acto nada complejo, la cercanía del océano atenta muchas veces contra lo novedoso y el asombro.

 

 

La temperatura que casi llegaba a los 30 grados, me acariciaba la piel de una manera áspera, recordándome que pronto ya será temperatura diaria, que mi parte mutante no vino con ningún dispositivo que me amolde a temperaturas elevadas.

 

Quise internarme en el mar a buscar respuestas. Lejos de semejante acto absurdo, me descalcé y sentí el agua salada y helada en mis raíces.

 

 

Quise preguntar al viento y a las olas sobre mí. Quise escuchar en los susurros algunas palabras que me indicaran el camino que debo seguir, quise escuchar aliento.

 

 

Miré el cielo, y en el juego que armaban las nubes quise distinguir alguna imagen que me indicaran algo que no fuera precisamente un cambio climático.

 

 

De pronto me imaginé tirando una botella al mar y recibiendo respuesta quien sabe de dónde.

 

 

Dicen que la naturaleza y la soledad en manera conjunta pueden hacer factible algún tipo de conexiones que nos permitan ver las cosas más claras.

 

 

Y si por un segundo las vi… al segundo siguiente mi mente se fue volando con alguna gaviota y de pronto estar allí ya no tenía sentido.

 

 

La vuelta fue penosa, pensando en otro día desperdiciado y en la soledad que hiere.

 

Blogalaxia Tags , , ,
Technorati Tags , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s