In-Conciencia ciudadana

“La vida de los otros” es una excelente película que relata los acontecimientos de la vida de un artista en Alemania del este antes de la caída del muro de Berlín.

La película narra otras cuestiones debajo de las represiones y los vigilantes: la paradoja de verse envuelto por la filosofía del vigilado.

La he visto en mi momento propicio y me he quedado colgada con algunos detalles.

A diferencia de los protagonistas y de algunos vecinos, tenido la suerte de no tener que sufrir persecución de ningún tipo, y a pesar de que me han tocado vivir años en dictadura, al no tener conciencia ciudadana y estar “protegida” por la educación que recibía, de un modo descuidado estuve al margen.

Pero, en la conciencia ciudadana todo es vivir, elegir, pensar, hacer, opinar, formarse, como en muchos otros aspectos de la vida.

Mi conciencia ciudadana nació en el 83, mientras se abrían los puertos para recuperar valores perdidos, cuando volvían cantantes, escritores, artistas y opiniones.

Al ver la película me vinieron recuerdos a la mente, muchos robados de otras personas, situaciones angustiantes, falta “de”, ausencias, ignorancia.

En una actualidad nacional en donde nos quejamos mucho, resulta peligrosa la mirada atrás añorando épocas mejores en donde “se morían los que debían, en donde no se opinaba nada de más, no había tal categoría de personas”, ni un montón de cosas que molestaban a muchos.

Entonces recordé cuando el viernes me encontré detrás del mostrador, escuchando una vez más cómo una persona recuerda con vigor y añoranza la época en la que la democracia era una mala palabra. Por respeto, por no confrontación, por cobardía tal vez, no emití mi opinión y dejé que se fuera. Pero como un fantasma, este tipo de opiniones me persigue hasta en la cola del mercado, no discrimina ni sexo ni edad, pero siempre están alentados por el olvido.

Está visto que todo vuelve, la moda retro está de onda, y muchas veces las vueltas son peligrosas.

Entre tanta retrospectiva encontramos movimientos nacionalistas, racistas, armados, y cuantos otros más se les ocurra. Es allí cuando nos damos cuenta que la memoria es frágil, que las lágrimas se secan pronto, que las libertades personales están subvaluadas.

 

Blogalaxia Tags , , , ,
Technorati Tags , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s