Cartas a ‘niños de Morelia’

El siguiente es un extracto de la nota publicada en Terra, relatos durísimos y desgarradores de padres que han tenido que separarse de sus hijos.

20071009elpepucul_1.jpg

Imagen: El País

Durante la Guerra Civil española, los padres de los niños refugiados en México, conocidos como ‘Los niños de Morelia’, enviaron a las autoridades de este país desgarradoras cartas que describen las penas del conflicto y reflejan las heridas del bando republicano: ruptura familiar, derrota y destierro.

* ‘No pueden darse idea de mi sufrimiento. En un año he perdido mi casa, mi marido y estoy separada de mi hijo. He buscado por todos los medios la manera de poder ir al lado de lo que me queda del mundo: ¡Mi hijo!’, escribió María Rodríguez Pacheco, madre de un niño de once años que en junio de 1937 fue embarcado junto a otros 463 menores rumbo a México.

Esta y otras 31 misivas han sido recuperadas gracias al empeño del Ateneo Español en México y de la Embajada de España en ese país que han reunido, bajo el título ‘La letra en que nació la pena’, una recopilación de las cartas dirigidas a la presidenta de Comité de Ayuda a los Niños del Pueblo Español, María de los Angeles de Chávez Orozco, durante los años 1937 a 1939.

Los escritos de los padres de algunos de aquellos 464 niños que huían de los horrores de la Guerra Civil española (1936-1939) reflejan la creciente desesperación de un conflicto que se alargó más de lo previsto y que además de impedir la reunificación familiar dejó a los protagonistas sumidos en la pobreza, el hambre y la enfermedad.

‘Yo no puedo sufrir más, me muero de ambre (sic) y de todo’, relataba Marina Carrasco desde Barcelona en 1938.

Los testimonios comienzan en agosto de 1937, dos meses después de la partida de los niños, cuando los padres pensaban en una estancia transitoria en México y persistían las esperanzas de un pronto y victorioso fin del conflicto.

‘De lo que me dices si he dado la bicicleta, no pases ansía pues te la guardo para cuando vengas’, escribía Martina García a su hijo en diciembre de ese año.

La crudeza de la separación la resumió Ana Garrido en febrero de 1939 al reconocer aquel día de junio en que embarcó a sus hijos: ‘Sentía que el mundo caía encima mío y me ahogaba y fui más sentimental o más cobarde que las otras madres, que al último momento hice que me dieran a mi hijo pequeño’.

Narraciones impactantes como la de la madre de Francisco Nebot, quien falleció a los dos meses de llegar a México en un accidente fortuito: ‘He recibido sus cartas las que detallan los tristes dias bibidos (sic) por la horrible desgracia en que perdió la vida mi querido hijo.’

* Muchos, como Antonio Díaz, un obrero metalúrgico refugiado en un campo de concentración de Francia, solicitaban información sobre cómo lograr su traslado a México para reunirse con sus hijos y encontrar trabajo en ese país.

‘Se equivocaron los padres que así pensaron. La selección de los refugiados se hizo considerando otros elementos y el reencuentro de estos padres con sus hijos, cuando se logró dar, fue mucho después, cuando los niños pudieron costear el pasaje a sus padres o viajar ellos mismos’, relata Dolores Pla, autora del texto que acompaña la edición de estas cartas y miembro del Ateneo Español de México.

Niños de Morelia en Wikipedia

Blogalaxia Tags , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , ,

Anuncios

16 pensamientos en “Cartas a ‘niños de Morelia’

  1. Destacan entre los niños españoles trasterrados los de Morelia, (diferentes a los de Moscú, Winnipeg, ode Francia, etc), digo destacan por la publicación de aquel bello boletín iniciado en Morelia en 1937 y llamado FLAMA. FLAMA fué escrito con el corazón, con sentimiento, y en sus páginas no solo se aprecia la firmeza del carácter de estos niños, además de su ideologia arraigada por que fué la de sus padres, es una publicación crítica y reflexiva. El Ateneo Español de México pudiera iniciar una investigación sobre el rico marco ideológico de estas publicaciones. Un abrazo. Profr. José Luis Arambula C. Jubilado.

    Me gusta

  2. My father Tomas Garcia-Borras is one of the children. That letter published here is from my Yayo (catalan) for grandfather. I cannot tell you the high emotions we have experienced regarding this. It’s a story that should have been told to the world a long time ago. I am happy it is finally done. The story doesn’t end with the war, or reaching adulthood. The scars and wounds these children suffered endured thoughout their lives. I cry for my father, my uncle Eduardo, and the many who suffered. I despair over the young ones lost during their ordeal and can’t help but wish that if that was their destiny that they could have enjoyed more time with their families and died knowing they were loved and wanted… All of these children eventually could not remember that their departure was initiated by love, and were plagued with doubt that they had been “sent away” because they were not wanted…Thus the destruction of the family was more deeply wedged then the actual physical separation. One so deep and large that I believe it was never bridged…and there lies the trajedy – because they physically survived but their childhood and connections to family were damaged for life. Woa to the fathers and mothers that were punished two-fold for acting on their fears and doing what they felt was their duty…they lost their children forever…My grandparents are deceased and I believe their sorrow and pain was deep plagued with guilt that perhaps they could have done things differently….Hind sight…if ONLY they would have known….May history be learned, and NEVER repeated….God bless the children, and parents and keep them all safe from such devastation…No one should have to suffer so much.

    Me gusta

  3. I am the older brother of the above Laureen Garcia. I was aware of the letter that our Yayo wrote only recently. I am posting from Barcelona. This is my first trip to Spain and it has been a powerful, learning and healing experience. I have met cousins who are the children of my uncle Eduardo Garcia Borras. I should have come to Spain a long time ago. I lament that I only saw my granparents for 6 months when I was 4 years old when they came to America in 1957. However, the Spanish Civil War and the exile to Mexico was so traumatic, that our father refused to return to Spain while Franco was alive. Even though Franco died in 1975, the impression instilled in me as a child was that Spain was not a safe place to visit. I know this is irrational, but that is the measure of my father’s pain. It is very hard to read Yayo’s letter without intense emotions. The desperate love for his sons is something that as a parent I can relate to. All the stories my father told me as a child about his experiences along with speaking with my aunt, his sister, Maria Teresa Garcia Borras has put many things into focus. Also this has helped me to understand and love my father even more. This is all I can write for now.

    Me gusta

    • En cuanto a la pregunta de Marisol Vega, lamentablemente no tenemos a ningún “Niño de Morelia” que se apellide Vega de primer apellido por lo que sería muy difícil comprobar que su padre fuera uno de los “Niños de Morelia”. Además nadie del grupo recuerda a un compañero Vega. Es muy sencillo, si nos pudiera usted proporcionar el nombre de su padre para poder ayudarle en caso de que si sea “Niño de Morelia”.

      Le gusta a 1 persona

  4. por favor cualquier dato que me ayude envienlo a mi email. el tiempo corre y necesito que me ayuden a encon trar una salida a los documen tos que no temos. gracias.

    Me gusta

    • Hacía tiempo que no entraba en esta web y no vi la respuesta a mi comentario. Muchísimos recuerdos a todos, Erik! Tenemos ganas de saber de vosotros.

      Me gusta

  5. Soy Ángeles Aranda, no había entrado nuevamente a esta página, he formado un grupo de 200 hijos y nietos de “Niños de Morelia” en Facebook. Al que esté interesado le pido que solicite amistad a mi cuenta Maria De Los Angeles Aranda con dirección: https://www.facebook.com/mariadelosangeles.aranda.37 para poder entrar en contacto y desde esta cuenta poder ingresar al grupo al que lo desee. Tengo publicadas varias fotografías. Además Natura Olivé publico un libro en el que salen muchas fotografías de Tomás y Eduardo. Saludos!!.

    Le gusta a 1 persona

  6. Saludos. Estoy haciendo una investigación de músicos catalanes en México. ¿Alguien podría precisar quién fue y en qué trabajaba José García Borrás, padre de Marta García Renart? Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s