Escapada al Faro Recalada

monte02.jpg

 

En una de esas escapadas de mate y caminatas, llegamos con una amiga al faro Recalada.

La imagen que tenía del faro por dentro ya estaba casi borrada en el recuerdo.

Fue grato llegar y ver que podíamos subir, muchos escalones metálicos en forma de caracol, e innumerables ventanas nos iban guiando en el ascenso.

Un paseo que podría resultar casi aburrido, para mí fue como una pequeña aventura, llegar a la cima, sentir el vaivén de la estructura y asomarse a la gloriosa vista que teníamos desde allí arriba: estábamos en el faro más alto de Sudamérica.

A la vuelta, paramos en el museo que se encuentra al pie, y disfrutamos de la atención de uno de sus huéspedes, quien nos hizo viajar por ese mágico universo de los faros, sus estructuras y sus ubicaciones.

Para los que pregunten no conté los escalones, pero algunos dicen que tiene 331, otros 293.

Los datos de la revista Hábitat (nota efectuada para la restauración del faro que se realizó en el centenario del mismo):

“Este Faro, descendiente de una de las siete maravillas del mundo como fue el faro de Alejandría, sigue iluminando al navegante y es el primero faro argentino en incorporar nueva tecnología de identificación y posicionamiento marítimo digital en la red de señalización marítima del Servicio de Hidrografía Naval.

El 1° de enero de 1906 fue librado al servicio y, desde entonces, es el faro más elevado del litoral marítimo de nuestro país. Se encuentra sobre la costa sur de la provincia de Buenos Aires, a 7 millas aproximadamente al oeste de la desembocadura del arroyo Sauce Grande.

Es una torre tubular con franjas horizontales rojas y blancas. Su altura es de 73 metros y está formada por un cilindro central de hierro de 1,50 metros de diámetro y 8 columnas de hierro fundido. La escalera que posee en su interior es de hierro en caracol con 293 escalones.

Un siglo atrás, el lugar que hoy ocupa el faro Recalada presentaba serias dificultades para el transporte de materiales, pues estaba cerrado por cadenas de médanos vivos. Por esta razón, tuvo que adoptarse el transporte por mar para hacer llegar a la zona los insumos necesarios para la construcción.

Esta estructura fue traída por el vapor Ushuaia. También venían dos lanchones para colaborar en la descarga, pero un fuerte temporal lo impidió y debió recalar en el puerto militar. Recién un mes después, junto con otros materiales, llegó a destino para iniciar la construcción. La torre llegó desde Francia, transportada por la empresa Barbier Bernad y Turenne y embalada en unos 100 cajones con etiquetas en las que podía leerse el destino: Monte Hermoso”.

Inclinado en las tardes tiro mis tristes redes

 

a tus ojos oceánicos.

 

Allí se estira y arde en la más alta hoguera

 

mi soledad que da vueltas los brazos como un

 

náufrago.

 

Hago rojas señales sobre tus ojos ausentes

 

que olean como el mar a la orilla de un faro.

 

Solo guardas tinieblas, hembra distante y mía,

 

de tu mirada emerge a veces la costa del espanto.

 

Inclinado en las tardes echo mis tristes redes

 

a ese mar que sacude tus ojos oceánicos.

 

Los pájaros nocturnos picotean las primeras estrellas

 

que centellean como mi alma cuando te amo.

 

Galopa la noche en su yegua sombría

 

desparramando espigas azules sobre el campo.

 

Poema 7 de Pablo Neruda

Blogalaxia Tags , , , , ,
Technorati Tags , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s