Divagaciones del perro observador

wa2311358dandelion-the-chinese-shar-pei-and-twiglet-the-yorkshire-terrier-november-1981-posters.jpg

 

Blanco, negro, oligarcas, pobres. De un lado de la vía, centro viejo, escuelas privadas, públicas, countries, villas, oportunidades o no.Muchas veces un simple comentario hace que entremos en conversaciones muy espinosas, que nos llevan a la triste realidad aparentemente irremediable: las grandes diferencias sociales nos estás separando, distorsionando, resintiendo y muchas veces convirtiendo en las personas que no queremos ser.

De pronto cualquier persona, tocada por la violencia o la inseguridad, puede ver trastocado su pensamiento y entrar en el camino de marginar al otro.

Las ciudades están divididas en barrios, sectores, condominios, categorías. Y a su vez, nosotros, ciudadanos, nos vamos categorizando según la realidad que nos toque.

Cuanto más notable sea la diferencia, ya sea de color, de condición, etc, más resalta la certeza de que hay alguien que no pertenece al medio.

Evidentemente todas estas cuestiones representan una tendencia a nivel mundial. Lamentablemente no hacemos nada por remediarlas, creo que hasta estamos convencidos de que no podemos hacer nada.

Mientras los sectores privilegiados dejan de serlo (un poco) a merced de la inseguridad, los menos favorecidos entran todos en el mismo grupo que pareciera amenaza al otro. Y así sin parar, dividiéndose en grupos y subgrupos, en bandos y patotas, inventando cada uno su realidad: la de la supervivencia.

Todos podemos encontrarnos en situación de marginalidad en algún momento, de hecho no hace falta caminar mucho a veces para sentirlo. Pero hay personas que lo viven día a día, y esa marginalidad resulta el alimento para sus almas.

Si tan solo paráramos un minuto a ver qué hay más allá, qué sueños, pensamientos, frustraciones viven en el otro. Pero para esto, es necesario que nos detengamos, y parece que el viaje se realiza en la dimensión en donde no hay tiempo para ello.

Sólo queda desear que en el camino no seamos víctimas de nuestra propia segregación e intolerancia. Utopía.

Les dije que todos llevamos un intolerante dentro?

Blogalaxia Tags , , , , ,
Technorati Tags , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s