Bienaventurado ese día que hacemos otra cosa

Qué pasa cuando de pronto queremos hacer algo distinto?

Nada, no pasa nada.

Sólo un poco de viento en contra al principio, olas más grandes, remar con más fuerza.

Muchas veces los horarios, los turnos, la seguridad de la rutina, hacen que salirnos de alguna de esas cuestiones nos haga naufragar.

Las exigencias dicen que hay que cumplir, con el deber, con el horario, con el compromiso, con las formalidades.

Y hasta ese horario que supuestamente es nuestro y que nació como un espacio nuevo en algún momento, hoy se convirtió en una exigencia otra vez.

Qué pasa si hoy damos vuelta el día? Si nos juntamos con otra gente, si desayunamos otra cosa a la mañana, si le avisamos al psicólogo que no queremos ir, si nos vestimos totalmente de otra manera hoy, si nos maquillamos como si fuéramos a una fiesta, si nos arriesgamos y nos compramos eso que hace mil años queremos, si dejamos de callarnos y decimos todo lo que pensamos, si armamos en el living de nuestra casa un espacio para el amor con unas velas y buena música, si en vez de almorzar comemos algún sándwich en una plaza, si no vamos al gimnasio y dormimos hasta las nueve, si llamamos a alguien que hace rato nos ronda en la cabeza, si dejamos el auto y salimos caminando, si tomamos un chocolate caliente por más que haga calor, si le mandamos un msn erótico a nuestra pareja de 20 años, si empezamos a escucharnos…

La vida te la dan pero no te la regalan.

La vida se paga por más que te pene.

Así ha sido desde que Dios echó al hombre del Edén,

Por confundir lo que está bien con lo que le conviene.

Si a plazos o al contado la vida pasa factura,

Rebana y apura hasta las migajas.

Que si en cada alegría hay una amargura,

Todo infortunio esconde alguna ventaja.

 

Bienaventurados los adictos a emociones fuertes

Porque corren buenos tiempos para la gente marchosa.

 

 

En cualquier circunstancia por lastimosa que sea,

Busca la manera de comer perdices;

Que a pesar de lo alto que nos coloquen el listón,

Hay que brincar con la intención de ser felices.

 

Bienaventurados los que aman

Porque tienen a su alcance

Más de un cincuenta por ciento de un gran romance.

 

Bienaventurados los que lo tienen claro

Porque de ellos es el reino de los ciegos

Fragmento de Bienaventurados – Joan Manuel Serrat

 

Blogalaxia Tags , , , ,
Technorati Tags , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s