Que te doy con el cepillo mujer!!

13739252toothbrush.jpg

 

Me considero de las mujeres que saca de quicio a cualquier hombre: caprichosa, mandona, exigente, hiperactiva, levanto la voz, quiero ayuda pero no la quiero, tengo ganas pero no tengo, soy insegura, doy diez mil vueltas sobre el mismo tema… soy muy hincha. Trabajar conmigo es tedioso y la convivencia es peor.Yo entiendo que el hombre que está al lado mío tenga ganas de ponerme un bollo de vez en cuando, tantas ganas como yo de ponerle la almohada encima si ronca.

Pero de allí al hecho, por suerte hay kilómetros de distancia.

No sé si esto se llama ser civilizados, son nuestras costumbres.

Hace poco un programa de televisión libanesa (lo pasarían en algún canal tipo Utilísima?) estaba dedicado a la práctica de “pegarle” a una mujer.

Pongan atención, porque sé que más de uno lo va a querer poner en práctica.

“Antes de golpearla hay que utilizar otros métodos, como dejar de “compartir cama y conversación”, pero que si eso no funciona, se puede golpear “sin pasarse”. Por ejemplo, el imán explica que podría usarse para golpearla “un cepillo de dientes”.”

Aclaración: en realidad la palabra es imám, y se refiere a la persona que dirige las oraciones en el Islam.

La buena noticia es que golpear a las mujeres en el rostro está prohibido por el Islam, que no se las puede tratar como animales, sino que los golpes “tienen que ser suaves y nunca en la cara”.

Aconseja el clérigo radical que, primero, el esposo debe advertir a su mujer “una, dos, tres veces, cuatro, diez veces” que está enfadado. Si esto no sirve, entonces optará por no dormir con ella en la misma cama, ni dirigirle la palabra para expresar su malestar. En el caso de que ambas alternativas no funcionen, entonces “tendrá que pegar” a su esposa.

-Ya les estoy diciendo que hasta acá esta gente tiene mucha más paciencia que mi marido-

El clérigo saca un cepillo de dientes, que lleva encima, y recomienda pegar a las esposas con él. Y pone como ejemplo a un hombre enfadado porque su mujer no le obedece. “Si él le dice a ella: ‘cuidado, los niños están cerca de la chimenea’ o ‘aleja a los niños del enchufe eléctrico’ y ella le responde ‘estoy ocupada’, entonces él le golpeará con el cepillo de dientes o con algo parecido. Nunca le pegará con una botella de agua, un plato o un cuchillo. Eso está prohibido”.

El confidencial.com

 

Blogalaxia Tags , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s