La ley que no está escrita

Dice:

“El Tribunal Constitucional (TC) ha declarado inconstitucional el castigo penal de la negación del genocidio lo que supone considerar que negar la comisión de actos contra la humanidad, como el cometido por los nazis contra los judíos durante la segunda guerra mundial, no constituye un delito.

El alto tribunal destaca en una sentencia hecha pública hoy –cuyo fallo ya se adelantó la pasada semana– que la libertad de expresión es válida también para las ideas que “contrarían, chocan o inquietan al Estado o a una parte de la población” y no sólo para las inofensivas o indiferentes.

Por ello, la resolución destaca que el ámbito de esta libertad no puede verse restringido por el hecho de que se utilice para difundir ideas “contrarias a la esencia misma de la Constitución” aunque, como ocurre en el actual caso, las opiniones resulten “repulsivas desde el punto de vista de la dignidad humana”. No obstante, el Pleno del alto tribunal declara que no va en contra de la Carta Magna castigar la difusión de ideas o doctrinas tendentes a justificar un delito de genocidio. Es decir, a pesar de que negar el genocidio ya no será delito justificarlo continuará siéndolo”.

Este fragmento corresponde a la nota publicada por ABC.es. El título de la nota dice que la negación del Holocausto no es delito.

Hasta la fecha nos veníamos manejando de manera uniforme con respecto al tema: el genocidio judío existió, es imposible e ilegal decir lo contrario.

En un hecho que pretende defender la libertad de expresión, se ha dejado constancia de que la realidad puede ser negada sin que le caiga a nadie el peso de la ley encima. Ni hablar si lo aplicáramos a la vida cotidiana.

Lo que queda claro de la sentencia es que las actividades de contemplen difundir doctrinas tan peligrosas como la del nazismo, pueden ser castigadas legalmente. Ahora bien, no así las “opiniones subjetivas e interesadas sobre acontecimientos históricos”.

Salvando las distancias, en nuestro país pasa lo mismo con un montón de hechos históricos. Cada uno escribe su propio libro sobre los acontecimientos, de acuerdo a la ideología, a la bandera, al color.

Lo que no se debe permitir bajo ninguna circunstancia es el atropello, la matanza, la discriminación, alentar actos violentos contra otros grupos, la marginación, las fobias.

Estas actitudes deberían estar contempladas y escritas con fuego en nuestras almas, debiendo defenderlas día a día, con el corazón hinchado, sabiendo que mañana podemos ser nosotros la minoría.

Esa es nuestra ley y la debemos hacer valer.

(Qué lindo sería hacer esta frase de todos)

Blogalaxia Tags , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s