“Se supo el momento preciso de la salvación de nuestra vida”

Hoy he vuelto a pasear por la poesía, en este caso de la mano de Lorca. Crucifixión, cuyos versos en manuscrito original se subastarán en estos días.

El diario El País dice:

El día en que Federico García Lorca emborronó un papel con los versos de Crucifixión, supo que le habían alumbrado todas las musas. Fue en Nueva York, abrumado por las “vacas con tetas llenas de perdigones” y por “temblorosos ríos de polilla”, oliéndose quizás con esas imágenes el cataclismo del crack del 29, que se produjo tan sólo seis días después de fecharlo, el 24 de octubre. Esa única copia se la regaló a su amigo Miguel Benítez y no volvió a recuperarla. Mañana se subasta en el Sotheby’s de Londres a un precio inicial que oscila entre 20.000 y 30.000 libras (27.793 y 41.689 euros). La Fundación García Lorca y el Ministerio de Cultura pujarán.

La historia de Crucifixión es la historia de una pérdida nada deseada. Como no apareció hasta después de su muerte, los expertos no sabían bien dónde encajaba dentro de Poeta en Nueva York. Lorca lo deja muy claro en el manuscrito que le entrega a José Bergamín pocos días antes de morir y que también fue un misterio para los estudiosos durante años porque el propio Bergamín no quiso entrar en polémicas.

El País

20071127elpepicul_2.jpg

La luna pudo detenerse al fin [por] la curva blanquísima de los caballos.

 

Un rayo de luz violeta que se escapaba de la herida

 

proyectó en el cielo el instante de la circuncisión de un niño muerto.

 

La sangre bajaba por el monte y los ángeles la buscaban,

 

pero los cálices eran de viento y al fin llenaba los zapatos.

 

Cojos perros fumaban sus pipas y un olor de cuero caliente

 

ponía grises los labios redondos de los que vomitaban en las esquinas.

 

Y llegaban largos alaridos por el Sur de la noche seca.

 

Era que la luna quemaba con sus bujías el falo de los caballos.

 

Un sastre especialista en púrpura

 

había encerrado a las tres santas mujeres

 

y les enseñaba una calavera [por] los vidrios de la ventana.

 

Las tres en el arrabal rodeaban a un camello blanco

 

que lloraba porque al alba

 

tenía que pasar sin remedio por el ojo de una aguja.

 

¡Oh cruz! ¡Oh clavos! ¡Oh espina!

 

¡Oh espina clavada en el hueso hasta que se oxiden los planetas!

 

Como nadie volvía la cabeza, el cielo pudo desnudarse.

 

Entonces se oyó la gran voz y los fariseos dijeron:

 

Esa maldita vaca tiene las tetas llenas de leche.

 

La muchedumbre cerraba las puertas

 

y la lluvia bajaba por las calles decidida a mojar el co[razón]

 

mientras la tarde se puso turbia de latidos y leñadores

 

y la oscura ciudad agonizaba bajo el martillo de los carpinteros.

 

Esa maldita vaca tiene las tetas llenas de perdigones,

 

dijeron los fariseos.

 

Pero la sangre mojó sus pies y los espíritus inmundos

 

estrellaban ampollas de laguna sobre las paredes del templo.

 

Se supo el momento preciso de la salvación de nuestra vida

 

porque la luna lavó con agua

 

las quemaduras de los caballos

 

y no la niña viva que callaron en la arena.

 

Entonces salieron los fríos cantando sus can[ciones]

 

y las ranas encendieron sus lumbres en la doble orilla del r[ío].

 

Esa maldita vaca, maldita, maldita

 

no nos dejará dormir, dijeron los fariseos,

 

y se alejaron a sus casas por el tumulto de la calle

 

dando empujones a los borrachos y escupiendo sal de los sacrificios

 

mientras la sangre los seguía con un balido de cordero.

 

Fue entonces

 

y la tierra despertó arrojando temblorosos ríos de polilla.

 

18 Octubre, New York, 1929 Crucifixión

Blogalaxia Tags , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s