Dulces pensamientos de Navidad

Diciembre.

Muchas personas estás sufriendo del trastorno compulsivo de las fiestas de fin de año. Negocios plagados con pelotitas de colores, pinos, moñitos rojos, luces con esa música horrible y gente que manosea toda la mercadería.

Muchas personas se chocan en el local “Mega – Baratijas”. (antes era “todo por dos pesos”, ahora es eso multiplicado por dos, elevado al cubo y encima en euros).

Mientras recorro las estanterías varios pensamientos se me cruzan por la cabeza:

De qué color son los adornos que tengo? (claro si no sé ni donde están guardados los del año pasado).

Andarán las luces? Creo que las que tenía eran rojas, pero ahora pasaron de moda, encima con luces rojas la casa parece un cabaret.

Hoy es 4 y todavía me quedan cuatro kilos para parecer un paquete más o menos decente, ¡si no estoy comiendo nada! (que no entre por la boca).

Qué caro que está todo!

Para un fin de año de estos voy a dejar de fumar. (en ese preciso instante meto la mano en la cartera para sacar el décimo chicle Nicotinell del día)

Esta Navidad espero que no venga la tía Cuca, siempre se confunde con el nombre de los chicos, y trae esas canastas de mimbre horribles sacadas de no sé dónde. Ni hablar del postre con vainillas que trae.

“We are the champions…” suena en el parlante mal sintonizado y me acuerdo con orgullo de mis primeros 3.200 metros de ayer trotando sin parar. (también me acuerdo que me animé y les hice fuck you a los de la obra del frente, estaban chochos los tipos, casi se tiran)

Tengo dos semanas para tomar un poco de color, va a venir mi cuñada recién llegada de México, encima con esas tetas nuevas que se puso antes de las vacaciones, ahora quién la aguanta. Pero seguro que el colágeno de la boca no la va a dejar tomar la sidra sin chorrearse.

Cuando salga de acá voy a tener que meter la pata en algo, se me está hinchando, casi cuarenta y yo haciéndome la super corredora.

P.: Algo más señora va a llevar? (cuándo vuelve otra vez la etapa en que a una la llaman señorita?, no eso no vuelve)

R.: No gracias. (Te parece poco mi vida todas las porquerías que llevo?)

Pago y salgo a la calle. Hace un calor del orto. (definición de orto: Un astro está en el orto cuando atraviesa el plano del horizonte y pasa al hemisferio visible-Wikipedia)

Ni hablar de regalos de Navidad, a esta altura del mes mejor esperar un poco. El año pasado una señora compró todos los regalos en julio – pobre -, para fin de año ya había uno menos en la familia. (qué habrá hecho con los regalos del finado?)

Por suerte para las fiestas -hasta ahora- vamos a estar todos, eso nos da la oportunidad de seguir criticándonos de dos en dos (dos por acá criticando a los otros dos por allá que nos critican a nosotros dos, valga la redundancia), sería una pena que encima estuviéramos hablando bien de alguien que ya no está entre nosotros.

Para la ropa también voy a esperar, no sea que baje mucho de peso y luego me quede todo holgado. Qué hambre tengo!

Y sí, dijo una amiga: Diciembre es muy complicado…

Mejor voy a casa, me tomo unos mates, emboco algo, meto esto en algún lado (debajo de la cama estaría bien) y veo si engancho algunas de esas películas fiesteras de fin de año (Cuento de navidad I, II, III, etc).

P.D.: Cualquier coincidencia con la realidad es pura casualidad, estos pensamientos están totalmente trastocados.

Blogalaxia Tags , , , , ,
Technorati Tags , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s