La guerra de los roces

Dentro de las películas de humor negro que siempre me gusta volver a ver, se encuentra La guerra de los Rose (The War of the Roses), espectacular sátira sobre un matrimonio que luego de 20 años empieza a agrietarse.

Pero no seamos codiciosos, en cualquier matrimonio (con o sin papeles) que se precie de tal y con algunos años en su cartera, la guerra de roces es incesante.

Salvo que claro:

Opción A: luego de 20 años de casados son realmente como hermanos, compañeros y ejemplo de cómo se llevan de bien dos personas adultas conviviendo.

Opción B: cada uno de ellos vive en otra dimensión, planeta o constelación. Ya sea porque efectivamente cuentan con otros compañeros de carne y hueso o porque la sublingual no les permite sufrir mayor emoción que no sea ir al baño.

Seguro debe de haber otras opciones…

Ya escuchamos el versito ese de lo que cuesta sostener la pasión en la pareja: pero la pasión sexual. Hay pasiones que parecieran están intactas, o se incrementan con el paso del tiempo y la pérdida de la paciencia.

Una vez que los chicos crecieron, que ya terminamos con mocos, pañales, berrinches, noches eternas sin dormir, meses sin sexo; el matrimonio vuelve a querer recomponerse, salvo claro que tiren la toalla.

Ya sin otras cuestiones que nos distraigan a parte de las horas de trabajo, comida y sueño, volvemos a poner atención en las cosas que nos molestan de nuestra pareja. Hay… para qué!

Tengo una amiga (obvio, en estos casos uno siempre tiene alguien conocido que cuenta sus experiencias) cuyo marido es un poquitico obsesivo con el auto.

Pero tengamos un panorama un poco más amplio: mientras que para ella el territorio comando es la casa, para él su territorio es el auto. Esto origina una serie de inconvenientes si no se respetan algunas pautas de convivencia. Como las pautas se venían respetando todo iba viento en popa, y esta pareja se sumaba a la lista de seres razonables y civilizados que quedan sobre la tierra.

Hasta que un día el elemento masculino lleva a lavar el auto, con el detalle de que al retirarlo reluciente se avecina una tormenta.

Lejos de pensar en ir a buscar a su pareja que sale de trabajar cargada con mandados y útiles escolares de los chicos, este señor guarda el auto, total no va a llover tanto.

Como para hacer acto de presencia la va a buscar … en bicicleta. Su suerte sigue en pie: la furiosa tormenta espera a desatarse justo cuando llega a buscarla. La mujer, lejos de llegar a comprender ese acto de amor para con el rodado, estalla en un acto de histeria y caprichos.

Qué pasa por la mente de un hombre para que guarde el auto( para que no se moje, no estamos hablando de piedras ni granizo) y exponga a su familia a una hermosa tormenta casi tropical? El amor por la naturaleza? El amor al auto? El amor por la limpieza? La locura galopante que tiene en el cerebro?

Para qué sirve un auto sino para usarlo?

Luego de interminables reproches, golpes de cabeza contra la pared, llamados a todos los servicios de transporte de la ciudad, varios rayos y truenos acompañando el momento, el señor decide a ir a buscar el auto, no sin antes poner cara de asesino serial.

Esa sensación de querer matar a alguien no se diluyó en el camino de vuelta, cuando la llevó con todos sus bártulos haciendo rally por las calles llena de baches, sin frenar en las esquinas y tratando de que se parta la cabeza contra el parabrisas.

La historia podría haber tenido final trágico: volantaso, accidente vial, asesinato, etc.

Vastó con irse a dormir sin comer y ponerse de espaldas.

Digamos que el incidente sólo vino a engrosar el cajón los roces cotidianos que le ponen condimento a la pareja.

51bsk4cdprl_ss500_.jpg

Blogalaxia Tags , , , , ,
Technorati Tags , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s