Cuando la separación causa desequilibrio y trae cachetadas.

El choque de situaciones opuestas me deja boquiabierta.

Ante tanta situación de justicia lerda e inoperante esto parece casi una exageración, aunque no por ello no piense que sea una situación justa.

Mientras mujeres y niños (algunos hombres también) ven casi imposible ser protegidos de la violencia y el abuso domésticos, en este caso tenemos una condena a una mujer por pegarle una cachetada -con contusión facial (será el cachete rojo o que no pudo masticar de ese lado?) – a su casi ex marido.

Está bien, el señor antes de darla por desaparecida optó por denunciarla, un gesto considerado.

“La Audiencia de Sevilla ha condenado a cuatro meses de prisión a una mujer por dar a su marido una bofetada que le causó una “contusión facial, de la que curó en un solo día”, hecho por el que además deberá indemnizarle con 30 euros.

La mujer fue condenada inicialmente por el juzgado penal 12 de Sevilla a nueve meses de cárcel, si bien la Audiencia ha rebajado la pena a cuatro meses “en atención a las circunstancias que precedieron” a la bofetada.

La acusada, que estaba en trámites de separación, dio la bofetada a su marido el 25 de febrero de 2006 en el recibidor de la vivienda familiar en Gines (Sevilla), en el transcurso de una discusión porque la acusada se negaba a que se llevara a las niñas.

En función de la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, tal hecho se considera un delito de lesiones en el ámbito familiar, con una pena de entre tres meses y un año de cárcel.

En su escrito de apelación y en el juicio, la procesada argumentó que solo quiso tapar la boca a su marido, pero el juez penal consideró más verosímil la declaración del denunciante, que relató que su mujer “giró el cuerpo para coger velocidad y le dio una bofetada”.

Junto a los cuatro meses de cárcel, la Audiencia impone a la acusada, de 44 años, la prohibición de acercarse a menos de 300 metros de su marido durante un año y medio, otros siete meses de prohibición de tenencia de armas y el pago de una indemnización de 30 euros, cuyo abono ya le ha reclamado el juzgado.

Según las cláusulas del divorcio, la esposa se ha quedado con la tutela de las dos niñas y debe pasar mensualmente a su marido, durante cuatro años, una pensión 300 euros por el desequilibrio que le ha causado el proceso de separación”.

El País

Blogalaxia Tags , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s