No es igual quién anda y quién camina

Estoy llegando a la conclusión de que nuestras diferencias con la Iglesia indirectamente nos alejan de Dios. Seguramente alguien más iluminado que yo ya lo advirtiera anteriormente.

Nos enojamos con los representantes de “Dios” en la tierra y arremetemos contra todo.

Pero como “ex”, uno siempre deja una parte del corazoncito guardado por allí.

La realidad nos dicta que cada vez somos menos tolerantes a los dichos de las autoridades de la Iglesia. En este mismo espacio me he encargado de tratar de traducir algunos de los disparates que han dicho (como el caso de la muerte del limbo).

No creo que lo que en esta oportunidad ha plasmado el Papa en su homilía sea ningún disparate. Tal vez lo que sea disparatado es el reclamo de atención de un “padre” a sus “hijos”, tomando en cuenta que el “padre” fue quien incurrió con anterioridad en falta grave de abandono y discriminación (o exclusión si les gusta más).

Si es cierto, estamos ocupados, somos egoístas, pensamos en el deseo y en nuestra felicidad. Dios está presente en muchas vidas como puede, o como lo dejemos entrar: con distintos nombres, con distintas explicaciones, mirando para arriba, para abajo, rezando en casa, o solamente tratando de ser mejores.

“La humanidad espera a Dios. Pero cuando llega el momento, no tiene sitio para él. Está tan ocupada consigo misma de forma tan exigente que necesita todo el espacio y todo el tiempo para sus cosas y ya no queda nada para el otro, para el prójimo, para el pobre, para Dios”, se lamentó el pontífice. Benedicto XVI agregó que “cuanto más se enriquecen los hombres, tanto más llenan todo de sí mismos y menos puede entrar el otro” y denunció que “Aquel por el que el mundo fue hecho entró en el mundo, pero no se le escucha, no se le acoge”.

Y claro, siempre es mucho más sencillo ver el defecto en el otro, nos pasa a todos. Es una pena que la iglesia no haga su mea culpa de todas las veces que no deja entrar a Dios personificado en el prójimo… y convengamos que el montículo de prójimo que no puede entrar es cada vez más alto.

“¿Tenemos tiempo para el que sufre y necesita ayuda?. ¿Tenemos tiempo para el prófugo o el refugiado que busca asilo?, ¿Tenemos tiempo y espacio para Dios?, ¿Puede entrar en nuestras vidas?. ¿Encuentra un lugar en nosotros o tenemos ocupado todo nuestro pensamiento?”

En fin…

20minutos

De lejos, dicen que se ve más claro,

que no es igual quién anda y quién camina.

No es que no vuelva porque me he olvidado:

es que perdí el camino de regreso…

Serrat

 

Blogalaxia Tags , , , , ,
Technorati Tags , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s