What was lost o la historia de cómo tratar de publicar un libro

Cuando leo este tipo de noticias y numerologías sobre cuántas veces hay que intentar, golpear puertas y perseverar, pienso en la cantidad de obras alucinantes que deben de haber guardadas en algún recoveco insospechado de alguna casa.

Una de las obras que aparece en mi mente -terriblemente rechazada- es La conjura de los necios de John Kennedy Toole publicada póstumamente y galardonada con el premio Pulitzer 1981 -Kennedy se suicida en el año 1969-.

En este caso particular fue la madre de John quien luego de su muerte, recorrió férreamente editoriales hasta dar con el escritor Walker Percy quien accedió luego de mucho insistir a leerla. Una suerte para mi persona, que tuve doble privilegio: el de que una amiga me regalara la obra y el de leerla.

Este es la historia de Catherine O’Flynn, quien también deambuló bastante con What was lost, pero todo llega amigos:

“Catherine O’Flynn, de 37 años, desempeñó sucesivamente los trabajos de dependienta, taquillera y empleada de correos mientras intentaba sin éxito ver publicada su primera novela. Hasta aquí, todo perfectamente normal en la típica historia de superación literaria. En ese tiempo, una veintena de agentes británicos le dieron el portazo por considerar que la obra carecía de nivel. Y fue entonces cuando todo abandonó los derroteros de lo esperable. El libro, tan rechazado, se llama What was lost y acaba de conseguir el Costa Book Awards, uno de los premios literarios más prestigiosos del Reino Unido, en la categoría de autor novel.

El jurado, además, se mostró unánime al elogiar “esta novela formidable, llena de humor y de pathos, inteligentemente construida y con una trama de misterio absorbente”.

La nómina de autores primerizos que vieron desdeñado su talento es infinita, pero la prensa británica coincidía ayer en establecer un paralelismo con los difíciles comienzos de la escocesa J. K Rowling.

La creadora de Harry Potter, el niño mago cuya saga ha cosechado 350 millones de lectores en todo el planeta, fue rechazada por una decena de editores antes de encarnar un fenómeno literario de dimensiones estratosféricas.

El récord numérico, no obstante, lo ostenta el escritor de novelas negras John Creasey, quien obtuvo el no por respuesta en nada menos que 743 intentos, pero acabó convirtiéndose en un autor de ventas millonarias. En el caso de Catherine O’Flynn, una pequeña editorial de Birmingham, Tindall Street Press, obró el milagro al decidirse a publicar su libro a principios del año pasado”.

El País

Blogalaxia Tags , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s