Se puede ir y venir

«En la vida todo es ir a lo que el tiempo deshace. Sabe el hombre dónde nace y no dónde va a morir.». Esto dice Juan Antonio Corretjer. Pero convengamos que mientras vamos, muchas veces vamos y venimos.

Pues bien, para los que no organizaron sus vacaciones, para que organizaron que no tendrían vacaciones, para los que se quedaron cortos, o los que están cansados de la pileta, muchas veces no queda otra que ir y venir en el día a algún destino turístico. Obviamente que no estoy chiflada, sé que en nuestro extenso territorio nacional hay miles de ciudadanos para los cuales esto es imposible, por distancias y por costos prioritariamente.

Desde mi lugar de residencia tenemos una distancia mínima de 70 km hacia algún lugar con playa. Digamos que para ir y venir en el día hasta casi unos 200 km es lo aceptable.

Con estas ventajas no es inusual ir y venir en el día cada tanto.

Y los destinos pueden ser muy amplios: el contorno de costa cercana se extiende desde Necochea hasta Monte Hermoso, aunque si pasamos de largo nos encontramos con Pehuén Co, perteneciente al partido de Coronel Rosales.

La verdad es que he querido buscarles un mapa, pero si ponen costa atlántica, verán que por alguna razón la supuesta costa llega hasta Necochea, obviando lugares como Claromecó, Reta, Marisol, Punta Desnudez, Monte Hermoso y Puehuen Có.

Si, ya sé, no son lugares top.

Pero vuelvo al viajecito.

La ruta 3 fue un paraíso en comparación a lo que nos esperaba luego en la intersección hacia la villa: un camino que en otros tiempos lejanos estuvo asfaltado.

El auto siempre nos dice lo mismo: nada mejor que un camino que es todito de tierra y no uno de esos que estuvo pavimentado y ahora parece un campo minado. Unos cuarenta kilómetros en un camino con estas descripciones puede parecer bastante larguito, nada que no se supere con buena música, un poco de viajar por la banquina y algunos tramos esporádicos que notoriamente estaban asfaltados hace poco.

Recomendaciones: eviten a toda costa charlas de índole personal o de pase de facturas: el conductor puede ponerse violento.

Al llegar nos encontramos con dos situaciones comunes a casi toda villa balnearia: información turística -debo reconocer que pasamos de largo teniendo luego que volver a buscar el mapita- y la obligada campaña de los bomberos voluntarios del lugar. Por suerte esta vez no tenían calcomanías sino un hermoso llavero con forma de casco de bombero.

Pehuen Có sorprende por su forestación, sus calles de tierra, lugar pacífico, agreste y familiar. Si buscan acción no vayan.

La jornada se presentó con la misma normalidad que cualquier otra jornada corta: comer, encontrar sombra para el auto, bajar reposera, sombrilla, mate, libros y revistas, protector solar, etc., y caminar hasta la playa para tirarse sobre la reposera.

Una de las características de Pehuén Có, es que la playa se encuentra abajo, teniendo un muro elevado de tamariscos que es aprovechado por muchos para dormir una siestita, protegerse del sol o acampar. De modo que cuando la marea sube, es muy angosta la playa que queda.

Lo bueno de una jornada calurosa, es que siempre tenemos visitas. Viento norte = aguas vivas = cuarenta grados = no poder bañarse. Mientras los chicos Baywatch amenazaban rociar con amoníaco a cuanta víctima hubiese, bastaba con tratar de echarse agua de algún modo que no pusiera en peligro nuestras vidas.

Luego de leer la mitad del libro de turno, tomar sol, mate, jugo y exponerse a la intemperie, es hora de subir -eso es al menos lo que dice la vejiga-.

Dichosas las mujeres que van todo el año al gimnasio y hacen sentadillas! Nada más útil al momento de ir al baño de alguna confitería o estación de servicio. Luego de que el elemento masculino hiciera su incursión al baño y nos dijera: “Está limpio”, va la mujer a constatar que el baño de mujeres es un mundo aparte: siempre está un 90% más sucio que el de hombres.

Ya cansados por el sol, con casi doscientos kilómetros por delante, emprendemos el regreso. Otra vez en la ruta 3, un camino de hormigas con cuatro ruedas en ambos carriles nos recuerda que es día de recambio turístico. Ok, otra vez música….

Información sobre Pehuén Có

Blogalaxia Tags , , , , ,
Technorati Tags , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s