La casa y los vecinos

Hacía quince años que habitaba la misma casa. Recorriendo los pormenores de mi vida allí, casi saco la conclusión de que tengo aguante para cualquier cosa. Aguante o dejadez, aguante o inercia? Siempre la inercia.

Tengo varias preguntas para formularle a la persona que tuvo el “gusto” de no tener gusto para el diseño de la misma. Hay huellas, que por más que pasen los años y las re-decoraciones, sólo una bola demoledora de casas puede borrarlas.

Tal vez el primer error fue no entrar en andas, es decir levantada en el umbral de la puerta por el hombre de mi vida.

Pero salteemos algunos pormenores.

Uno de los errores más grosos del diseño está en la ubicación del dormitorio: éste da a la vereda. En realidad por estar en una esquina casi todo da a la vereda. Luego de la vereda -amplia por suerte- se encuentra una hermosa avenida de hormigón, construida en este material resistente casualmente para el paso del tránsito pesado. Llámese tránsito pesado a camiones, acoplados, y demás yerbas: todo lo que hace que la tierra tiemble constantemente. A dichos vehículos, se les suman cientos de transportes urbanos y familiares, ninguno de los cuales anda a menos de 90 kilómetros por hora en la avenida.

Obviamente que con este panorama también se pueden encontrar servicios varios al costado de la avenida, bueh, esto ya es otra cosa.

Si hay algo que he aprendido con respecto a los ruidos, es que cuando uno se va familiarizando, luego no los escucha más. Ya son parte de la vida, como tales no nos despiertan ninguna señal de alerta, es un camión más, un bocinazo más, un chillido más de ruedas, otro perro aplastado contra el asfalto o algún paredón de ladrillos colapsado por algún choque.

La ubicación de la habitación siempre fue todo un privilegio, no sólo que da a la vereda sino también a una medianera.

En los primeros años la medianera daba a un baldío y éste a un galpón. Con paciencia y podadora mediante, el baldío fue convertido en un lugar abierto con el pasto corto.

El galpón a su vez fue visitado por innumerables inquilinos. Uno de los que más recuerdo -casi con cariño- fue el que puso arenados. Esta gente arenaba de todo, con arena, por supuesto. Por alguna razón que no recuerdo, los trabajos se realizaban casi a cielo abierto o en el marco del portón, lo que hacía que el desierto del Sahara fuese un lugar soñado para pasar una noche viento y tormenta.

Y bueno, hacíamos como que vivíamos en la playa sin mar pero con arena…

Luego de los arenados llegó la carpintería. El señor carpintero estuvo varios años, mucho perfil bajo y nada de saludos, es una molestia innecesaria, sobre todo cuando tus vecinos -o sea nosotros- tuvimos que salir con baldes llenos de agua a tratar de apagarle el principio de incendio que se nos estaba viniendo encima con viento a favor. Qué tiempos aquellos!

En algún punto que no recuerdo, siempre con mis imprecisiones de almanaque, empezaron a hacer los cimientos en el ex terreno baldío. Qué belleza, por fin vecinos!

Lindo fue cuando nos enteramos de la actividad de los recién llegados: panadería. Oops!

No sé cuántos meses me llevó incorporar esta orquesta de ruidos, la cuestión es que fueron varios, tratando de apretar los ojos y a fuerza de taparse la cabeza con la almohada. Y sí, el oficio requiere empezar a la madrugada, música mediante -nada peor que trabajar sin música- y con alguna maquinaria que hacía unos sonidos bastantes contundentes.

Luego de eso, todo fue ir… Vehículos estacionados casi en la ventana de la habitación con sus respectivas radios a todo volumen, cumbias y derivados endulzaban nuestros despertares. Nada mejor que tener vecinos alegres me dije.

Luego llegaron los chicos, las pelotitas de básquet repicando a la hora de la siesta, noches de verano interminables haciendo reuniones en la vereda, trabajos después de hora, llantos, gritos, charlas…

Qué lindo que es tener vecinos…

Blogalaxia Tags , , , , ,
Technorati Tags , , , , ,

Translate

Escuchar noticia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s