Las guerras ocultas

Soy una sobreviviente, como muchos otros, a los infortunios de la infancia y sus alrededores: los padres. Quienes logramos llegar a edad media en un estado que nos permite seguir funcionando, obviamente que cantamos victoria. Agradecemos no estar revolcados en algún recoveco, no ser dependientes de ningún objeto o no estar sumergidos en una botella de alcohol. Tal vez con este mismo criterio, el de sobre y supervivencia, es que muchos padres siguen criando a sus hijos. La propia superación de problemas densos en sus propias infancias, hace que muchas veces la rueda siga girando, y que piensen: si yo lo hice mi hijo puede.

Error. Estos, como el mío, son casos fortuitos, que en definitiva con o sin ayuda de alguna adicción, se padecen casi toda la vida.

Hoy leí una frase que realmente me conmovió: “La guerra de Irak es tan grave como las guerras ocultas que suceden por las noches en las casas. Es allí, en esas guerras íntimas y multiplicadas, donde reside la cuna de la violencia colectiva”.

Muchos pensarán que es una exageración. Es que en temas de educación tendemos a minimizar la gravedad de la situación, del abandono, el maltrato y sus consecuencias. Siempre focalizamos en lo más grave: bombas, bebés tirados en tarros de la basura, niños abusados por sus propios padres, niños castigados físicamente hasta el hartazgo, niños obligados a trabajar en las calles… Y nos olvidamos de los otros castigos y los otros sufrimientos, que muchas veces son silenciosos pero contundentes.

La portadora de la frase citada es Laura Gutman, psicopedagoga argentina, quien ha brindado una interesante nota para La Nación. (en el link nota completa)

Algunos apuntes, aunque recomiendo leer la nota en su totalidad:

  • “El desamparo de los niños pequeños se hace socialmente visible, unos años después, en la edad de la adolescencia. Para criar bien a un bebe sin que se produzcan frustraciones hay que comprender profundamente los aspectos oscuros de la maternidad, que son exactamente lo opuesto a lo que nos cuentan las revistas”
  • Nos parecen terribles las guerras y, en cambio, vemos como una nimiedad dejar a los niños llorando solos, sin la presencia de la madre. La violencia es la alianza social que nos convence de que el bebe tiene que aprender a no depender tanto de los brazos de la mamá. ¿Sabe que uno de los libros más vendidos en el mundo “enseña” a dejar llorar al bebe hasta que se duerme solo? ¿Y por qué? Para que entienda que este mundo es así y que nadie va a venir a acompañarlo. Dejar a un bebe llorando toda una noche equivale a su muerte espiritual. Y después, ¿cómo no vamos a salir violentos? Son pocos los padres que matan físicamente a sus hijos, pero los que los abandonan son mayoría.

Blogalaxia Tags , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , ,

Escuchar noticia

Translate

Anuncios

8 pensamientos en “Las guerras ocultas

  1. Pingback: Brétemas » «Non dubidaría», reflexión na semana de educación pola paz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s