Mirando por sobre el hombro

En varias oportunidades de mi vida he dejado dilatar cosas, a veces es bueno dejar pasar el tiempo, releer, rever, revisar. En este caso lo que transcribo a continuación tiene varios días. Nunca quise hacer de mi blog una cuestión demasiado personal, por eso no fotos, pocos detalles, sin nombres. Pero aún así no puedo renegar de lo que soy, y lo que sigue es parte de lo que soy.

Este traspié es en realidad una miradita por sobre el hombro, y por ahí, de paso a alguien le sirve, nada más.

Viernes:

Hoy hice una confesión. Me confesé ante mis propios hijos luego de varios años. No es que tuviese algo que ocultar, es que hay cosas que uno no quiere andar repitiendo al viento todo el tiempo, no sea cosa de que este se de vuelta…

Lo hice con una sonrisa y con carcajadas mediante, como es mi estilo. Nada de dramatizar, nada de llantos, nada de penurias. Penosos fueron los años de mi infancia, de los que ellos tuvieron hoy más detalles de los que hubiesen querido oír.

Mientras mi cara sonreía, les relataba con algunos detalles como es ser hijo de la psicosis, cómo es tener una madre que padece esa enfermedad o alguna parecida, y encima que pasen años hasta su correcto diagnóstico y medicación.

El punto fuerte de la enfermedad es precisamente cuando todavía no está diagnosticada, cuando los síntomas se esparcen por la casa como moscas en verano.

El punto fuerte se siente cuando uno es chico, está solo y no tiene noción del tiempo. Todavía hoy me asombra no poder describir los acontecimientos acompañándolos de días, horas o meses. Para mí son todos sucesos, como pinceladas de acuarela que se van desdibujando por la humedad.

Noches sin dormir, penando por estados de violencia que lo rompían todo. He aprendido a reírme a carcajadas mientras relato que ha peligrado mi vida al tener mi cara tapada por mi propia madre para que no respire, he esbozado una sonrisa al relatar que la violencia física ha llegado al extremo de ir herida al colegio, he hecho tristes muecas mientras contaba que me escondía bajo la almohada para no escuchar los gritos o que iba corriendo al fondo del patio y me acurrucaba junto al paredón para no oir o sentir la vibración angustiante de la locura.

Creo que fue largo el tiempo -repito mi imposibilidad de poder medirlo- en el que yo actuaba según consignas y con cábalas: si ponía los cubiertos en tal orden ese día no habría crisis, si me acostaba mirando para la derecha esa noche la podría dormir entera, si contaba hasta tantos números mi madre no me pegaría, si hacía las cosas lo mejor posible a lo mejor no llegaría ningún brote.

Risas, sonrisas y carcajadas taparon lo que fue una infancia ultrajada por lo imprevisto, días enteros estuve convenciéndome de que si era capaz de sobrevivir a esto sobreviviría a cualquier situación que se me presentara. En definitiva no había estado en un campo de concentración, no había sido abusada sexualmente, no era ciega ni cuadripléjica, no había perdido a toda mi familia en un incendio, en definitiva me sentía con suerte: sólo había tenido a una madre psicótica y todavía estaba viva para contarlo.

Mientras miraba las caras de mis hijos me di cuenta de que era un poco más serio, como cuando tuve la gran crisis de los treinta, ese momento en donde todo se me vino abajo y el discurso de haber cruzado el charco ya no me servía.

Hoy me confesé, y les puedo asegurar que esta confesión no tuvo lágrimas externas, las heridas vienen todas por dentro.

Blogalaxia Tags ,
Technorati Tags ,

Translate

Escuchar noticia

Anuncios

2 pensamientos en “Mirando por sobre el hombro

  1. Lamentablemente mi shar pei de 10meses sin motivo alguno xq yo estaba al lado de mi hijo se avalanzo sobre el y le mordio la cara propiciandole una herida de gravedad de 115 ptos…. porque se volvio loco? ni idea… pero personalmente no lo recomiendo.
    Cualquier duda a vuestra disposicion

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s