Situaciones diarias

Situación A

Entro en un lugar público. El mostrador me espera a unos pasos. Mientras, el señor que supuestamente atiende detrás del mostrador, le explica a otro que el tiempo burbuja entre una tarea y otra debe aprovecharse para hacer algo.

Miro hacia la puerta transparente de entrada y una señora con bastón trata de abrirla. Hago un paso en un amague para ayudarla. Regulo cuando veo que se desenvuelve de maravillas. Tan maravillosamente que me pasa a mí y se pone delante en el mostrador de mesa de entradas. Hago un paso para ponerme a la par pero es imposible hacerla callar: ya está tratando de que la atiendan, ya la atendieron, ya se fue.

Situación B

Hay una esquina de camino entre mi casa y mi comercio que es fatal. Supuestamente la calle que atraviesa la mía es la izquierda, de modo que los que vienen por allí deberían esperar mi paso ya que yo soy la derecha. No se preocupen por los nombres de las calles: son iguales que en todas partes: Alsina, Chacabuco, San martín, Moreno, etc.

Yo soy la derecha. De pronto se me ocurre que puedo sacar una bandera antes de llegar a la esquina con esta frase a ver si la ven. No creo, apenas si me ven a mí.

Yo soy la derecha. He fantaseado con comprarme alguno de esos vehículos tipo topadora, llegar a la esquina sin frenar y arrasar con todos esos inconcientes que ni miran para ver si viene alguien.

La realidad es que freno y espero que pase el que venga, aunque no sé cuánto tiempo podré sostener esta situación.

Situación C

Me ubico detrás del mostrador. Ya ni siquiera me catalogo como vendedora. A veces parezco solamente despachante, es que los clientes me agotan y hay déficit de cursos sobre cómo atenderlos.

Frases conocidas:

“Este mes no te pago la cuenta porque me voy de vacaciones”

“Esto anotámelo. Lo otro? No lo compré en otro lado que me hacen descuento.”

“Cómo no vas a tener cambio?” -cliente que quiere pagar uno con cuarenta con papel de cien en un país en donde los papeles de dos están muriendo y las monedas desaparecidas.

Situación hipotética:

Los samurai realmente cortan cabezas? Ellos usan unos sables hermosos llamados Katana: 90 centímetros de largo deberían cortar casi de todo.

Pues hay veces que me gustaría ubicarme en una situación D y salir a cortar cabezas y hacer justicia por mano propia.

En la primera opción derribamos el mito de que los jóvenes son los únicos maleducados: yo diría que corren carrera varias generaciones. Millones de ancianos corren apurados -cuando les conviene obvio- como si viniera el final de los días, se les hace tarde para comer, dormir y levantarse, tanto que son capaces de tratar de asesinarte con alguno de esos implementos que andan.

En la segunda es evidente que el que viene con vehículo más pesado tiene la mano. Debe ser por eso que los diplomáticos lograron colocar tantas Hummer. Y que nadie quiere ver, es por eso que pasan mirando para el otro lado.

En la tercera es claro como el agua que no tomarse vacaciones dos años seguidos daña no solamente la corteza cerebral sino también la paciencia.

Ah, y el cliente tiene la razón únicamente en los cursos de marketing!!!

PD. Este post tiene el único beneficio de la catársis.

Blogalaxia Tags , , , ,
Technorati Tags , , , ,

Translate

Escuchar noticia

Anuncios

3 comentarios en “Situaciones diarias

  1. Pat,
    Esa situación de que se te cuelen, también me da bronca. O la falta de respeto en el tránsito y situaciones cotidianas como las que contás.

    Si no tomaste vacaciones…diría que aproveches a tomártelas, porque creo que sí sería no saludable, no irse a cambiar el aire.
    No veo la hora de irme. El cansancio es cada vez mayor, me agota mucho. En breve me iré unos días a la montaña, donde no tenga que lidiar con el tránsito, ni con personas intolerantes (uf, cada vez hay más en las calles).

    Hago causa común con vos!

    Un beso

    Me gusta

  2. Hola
    descubrí que te llamás Patricia, Perro 1970, o estoy errada… La tercera situación es más que ilustrativa, no tomarse vacaciones embota literalmente todo, el año pasado y este renové el espíritu gracias a las vacaciones, el anterior me quedé en enero acá y en febrero hice un curso de verano para adelantar uan materia en la facultad…

    El corolario de esta nueva situación – que es netamente práctica y no hipotética como las que exponés- fue un humor y el agotamiento hastiante hacia mediados de año fue similar al de haber pasado un período de abstinencia sexual pronunciado… ¿Soy gráfica?… 😉

    Este blog me gusta mucho, los posts son disparadores siempre. Debo felicitarte; Perro/1970 (O Pat…)

    Un abrazo, Aquileana 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s