Esas pequeñas cosas… o no tan pequeñas

Dijo el Nano: “Yo quiero la niñez como el tiempo de la felicidad, de la luz, del descubrimiento. Luego, en la vida, la felicidad me ha ido salpicando, soltando las migajas que suele soltar. Las he ido a pillar al aire y aprovecharlas. Estoy muy agradecido a la vida. Pero el tiempo de la luz, del verano, de la fruta, ése es el tiempo de la niñez.”

Hay tantas felicidades como personas, momentos, vivencias y emociones. Aunque la felicidad sigue sobrevaluada, tal vez por su escasez, por su imperceptibilidad, por ser tan veloz que a veces no nos damos cuenta de que pasó:

Leí la nota un poco por arriba, luego traté de focalizar un poco más en lo que estaba leyendo. Últimamente el diario me estaba matando, Killing me softly, podría decir para emular tan hermoso tema.

Por eso estaba haciendo hincapié en la revista…

Nota de tapa: por millonésima vez la felicidad. Como leí en algún lado, si fuera tan sencilla de conseguir no estaríamos todos tan pendientes de ella.

El resultado de la nota, creo, perdón por mi confusión mental, tal vez se tratase de los cinco momentos gloriosos que nos acercan a la felicidad, los que nos hicieran sentir más felices o sobre la idealización sobre los momentos que una vez alcanzados nos arrimaran a ese sentimiento tan efímero, sublime y codiciado.

En líneas generales y muy por arriba, casi hay una uniformidad de criterios: tener un hijo, saborear una buena comida, enamorarse, viajar, la amistad.

Salvo algunas personas más exquisitas, que por su profesión (por ejemplo artistas) desearan alguna cuestión que para un simple mortal no significan absolutamente otra cosa que pérdida de tiempo, el resto de las respuestas fue bastante uniforme y previsible.

Por un minuto me pareció que lo de tener un hijo está sobredimensionado también, -démosle un respiro a quienes por otras cuestiones no han podido o no se les ha dado tener hijos e igualmente han podido tener momentos felices- debe ser que me parece que las expectativas de los padres o futuros padres trasciende el simple hecho de engendrar, y es ahí en donde parece que tener un hijo se entiende como trascender, dejar un legado, seguir viviendo por medio de ellos… No es que no tenga hijos y no haya deseado tenerlos con toda mi alma, pero de estos hechos a trascender a través de ellos hay miles de millas de por medio.

Siempre entendí mi tarea de madre como un acompañamiento, apuntalamiento, como esas maderas que se les pone a los árboles pequeños para que no se quiebren o salgan torcidos, esperando que desplieguen sus alas, se descubran a sí mismos y tengan su propio sello.

Si tener un hijo hace más feliz?

Seguramente, que sí, pero no para todas las personas. Para dar un solo ejemplo hay padres que más que disfrutar a sus hijos los padecen, sufren tanto por sus necesidades, por sus riesgos, por lo que les pueda llegar a pasar, que cuando se quisieron dar cuenta de que alguna vez fueron padres, se les pasó el momento de saborearlos en precauciones.

Sin menospreciar a algunas personalidades famosas y destacadas, me detuve especialmente en aquellas personas que hacen algo por el prójimo, representantes de asociaciones sin fines de lucro, de comedores, personas que tienen un activismo social importante. De pronto me pareció que la felicidad individual puede llegar a ser demasiado efímera si no nos detenemos dos segundos a pensar si podemos colaborar con el que está al lado.

Es por esto que vi en algunos puntos, un conjunto de actos individuales, egoístas y personales, que pueden dar felicidad, sí, en un terreno de uno por uno, espacio habitado por una sola persona o en definitiva por sus hijos, enamorados y amigos. Y el resto?

La felicidad se expande como la guerra, la violencia y la mentira? Podemos esperar un contagio de felicidad si los que la alcanzan, en ese minuto glorioso, hacen algo por el prójimo? La felicidad no es lo único que no está bien repartido…

También me asombró que se nombrara constantemente el hecho de comer y no de tener sexo, aunque se puede entender este hecho como que ya está implícito en la cuestión del amor o de enamorarse (“de alguien que esté a la altura”, dijo una señorita)

Para otros un momento de felicidad puede estar dado por la lectura de un buen libro, o viajar. En este otro punto me sentí sumamente identificada. Es notable cómo la gran mayoría vemos en otros lugares, en viajes y en el alejamiento de la ciudad en donde vivimos, como un acontecimiento feliz. Es sólo que nos alejamos y que conocemos otras ciudades? O huimos por unos minutos de algo?

Obviamente no faltó el deseo de tener muchos euros en un banco de Suiza. Es más que obvio que tener dinero depositado en nuestro país más que felicidad causa angustia e incertidumbre, pero traerá tanta felicidad el acopio metálico?

Ya sobre este punto, me pareció que la revista nos debe otra nota. La nota en donde los momentos de felicidad es definida por gente común y silvestre, anónima, y por qué no con menos mundo y menos recursos. Tal vez nos asombre la sencillez de sus respuestas, o tal vez se parezcan demasiado a las actuales, porque en definitiva con más o menos viajes, dinero, conocimiento, hijos, plantas y libros, todos estamos en la misma prueba y error.

Nota: Revista Viva

Blogalaxia Tags , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , ,

Translate

Anuncios

2 pensamientos en “Esas pequeñas cosas… o no tan pequeñas

  1. Hola, Perris.
    La leí el domingo, en la playa, ante un comentario de mi hija sobre lo livianito del concepto de felicidad de Valeria Mazza. No era de esperar otra cosa de la rubiecita desabrida… Pobrecita! La vida le pasa por el costadito y ella se corre, para que no se le arrugue la camisita..!
    Estoy con vos. La revista nos debe una segunda, con opiniones de “reales de carne y hueso”… Qué pensará doña Pochola? “La felicidad es viajar…” En el bondi, en subte, o en el Roca, como vaquitas pal matadero..?

    Ya volví…no me envidies tanto..!

    Me gusta

  2. De acuerdo contigo, Pat…
    Cada infancia se correlaciona con un tipo de personalidad (por lo demás, ambas “tan” fragmentarias, como el individuo mismo)…

    By the Way -> Celebro la cita de Serrat …

    Saludos y afectos, Aquileana 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s