124.000 rosas de curso legal

“Una iraní ha logrado que un tribunal obligue a su esposo a comprarle 124.000 rosas rojas, que cuestan el equivalente a unos 133.000 euros, informó este lunes el periódico Etemad. La mujer le denunció porque, según ella, estaba harta de soportar su tacañería después de diez años de matrimonio.

“Nos casamos hace diez años, pero muy pronto me di cuenta de que Shahin era un avaro. Cuando vamos a un restaurante, incluso se niega a pagarme el café”, explica Hengameh, según el diario citado. Por eso, decidió reclamar su dote para castigarle. Pero en forma de 124.000 rosas.

El hombre alegó ante el tribunal que sólo puede comprar cinco flores por día y acusó de encizañar el asunto a las amistades de su esposa. “Sus amigas millonarias son las que le han metido esa idea en la cabeza”, dijo Shahin, a quien el tribunal ha requisado un apartamento valorado en 600 millones de riales (unos 42.600 euros) mientras no compre las 124.000 rosas.

Según la ley iraní, una mujer puede reclamar su dote durante el matrimonio y el marido está obligado a entregársela. En los últimos años, muchas iraníes han exigido dotes astronómicas para ese país, de hasta cientos de miles de euros”. (20Minutos)

La nota, a millones de años luz parece absurda.

Las mujeres occidentales en general no sabemos nada de este temita de las dotes, es más, con la escasez que hay dentro de poco pagaremos dote para conseguir hombres.

Pero volviendo al temita de la nota, no me imagino que haría con 124.000 rosas ¿dónde?

Aunque por otro lado, no veo mal el castigo al marido por ser tacaño.

Y a quién no le ha tocado un hombre tacaño al lado en alguna oportunidad? Hasta la misma persona amorosa de toda la vida tiene días de extremo tacañismo, esos en donde es imposible sacarles nada de nada.

Si, ya sé, para solventar esta situación están las mujeres que trabajan. Es más, sostengo la firme teoría de que las mujeres en pareja en realidad trabajan para poder darse los gustos, ya que de otra manera la vida es un ir y venir de notas de pedido y de rechazos de los mismos.

También es cierto que en este mundo femenino, hay mujeres que han sido entrenadas en las artes de cómo sacarles dinero a un hombre -esto para hacer justicia al sector masculino-, pero eso es otra cosa:

Queriéndola de verdad
como la quiero
puse mi vida a sus pies
y me rendí.
Pero no quiso mi vida
sólo me pidió dinero,
dinero,
para irse más lejos de mí.

Queriéndola de verdad
como la quiero
bregaré de sol a sol
con frenesí.
Y vaciaré mis bolsillos
para mandarle dinero,
dinero,
para irse más lejos de mí.

Uno por uno,
cada billete
que ganaré,
devotamente
por las dos caras
lo besaré
y así cuando le lleguen
noticias mías
se juntarán mis besos de amor
con sus besos de alegría.

Ay, dinero, dinero, dinero
dinero vil metal…
Mensajes de amor de curso legal.

Queriéndola de verdad
como la quiero
cuanto más dinero mande, más
se alejará de aquí.
¿Que tal si voy a buscarla
disfrazado de dinero,
dinero,
y los dos juntos huimos de mí…?

Dinero, dinero, dinero
dinero, vil metal…
Mensajes de amor de curso legal. Joan Manuel Serrat

 

Blogalaxia Tags , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , ,

Translate

Escuchar noticia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s