Gabrielle “Maîtresse en Titre” o la amante de Henri IV

 

20 de abril de 1953

“Mis bellos amores:

Mañana es el día en que besaré esas hermosas manos millones de veces; siento ya el alivio de mis penas por la proximidad de esa dicha, que para mí es tan preciada como mi propia vida; pero si me la retardáis un solo día, moriré.

Enviadme hoy a Lavarenne, instruido de vuestros mandatos. He recubierto un corazón de diamantes que os hará morir de ganas de poseerlo. Si los ángeles llevaran joyas, os sentaría extremadamente bien. Jamás ausencia alguna me ha atormentado tanto como esta.

Pasar el mes de abril ausente de la amada no es vivir. Recibiréis hoy dos cartas mías, y yo, mañana dos besos vuestros.

Buenos días amada; beso vuestros pies un millón de veces.

De Mantes, hoy XXº de abril”.

Enrique IV de Francia a Gabriela d’Estrées.

 

 

480px-henriiv.jpg

 

Enrique IV de Francia y III de Navarra (Pau, 1 de abril de 1553París, 14 de mayo de 1610), Rey de Francia entre 1589 y 1610, primero de la Casa de Borbón en ese país y también rey de Navarra entre 1572 y 1610, conocido como Enrique el Grande (Henri le Grand) o el Buen Rey (Le bon roi Henri).

 

Entré en la casa de libros -librería creo que suena a otra cosa-, con el claro objetivo de comprar textos escolares. Como buena compradora impulsiva de libros que soy, cuando lo vi aislado sobre una pila de libros, pensé que ya era mío.

Tapa dura color roja, 353 hojas amarillentas y alguien muy dispuesta a leerlas.

Perfecto para esperar abril, el mes en que pasan las mejores cosas.

El libro en cuestión no es otra cosa que una hermosa recopilación de cartas de amor. Amores apasionados, platónicos, amistades que se transforman, pasiones y odios.

La primera carta del libro data del 20 de abril. Y me pareció la fecha perfecta para escribir una carta de amor, para iniciar un romance, para desnudar nuestros deseos.

Ya sé que hoy el Chat, los mensajes, los mails y la rapidez con la que vivimos han pisoteado un poco bastante el tema este de las cartas y la correspondencia. Sin obviar que tristemente en muchas ocasiones quedaron como testimonio de engaños y locuras desatadas.

Hoy mi pequeño homenaje a Gabrielle y Henri, dos que se amaron como pudieron, con títulos, corset, guerras y protocolo de por medio.

 

 

Gabrielle d'Estrees and one of her Sisters, C.1595 by Masters of the Fontainebleau

Gabrielle d’Estrees and one of her Sisters, C.1595

 

 

“Gabrielle D´Estreés, posiblemente, la única de las favoritas reales que pudo gozar no sólo del amor del monarca, sino también el de su pueblo.

Gabrielle nació en el seno de una familia de gran linaje y estirpe, aunque cuando tenía diez años su casquivana madre abandonó a su familia para ir detrás de un joven amante.

En su adolescencia conoció y trabó una fuerte amistad con Catalina de Navarra , hermana de quien sería su amante, el rey. La reina Luisa y su amiga Catalina, presionaban a Enrique para que se casara con ella, aunque ya estaba prometido en matrimonio con Margot de Valois.

En 1591 la favorita oficial de Enrique IV era Corisande D’Andouins, Condesa de Guiche, que ya lo estaba fastidiando demasiado con sus escándalos y sus escenas de celos.

Aunque cuando fue presentada en sociedad no prestó atención a las atenciones del monarca y se casó en 1592 con Nicolás D´Amerval, un viudo que rondaba la cuarentena cuya esposa había sido prima del padre de Gabrielle. Cuando la joven se enteró de la forma en que su padre había arreglado la boda con Nicolás, se enfadó y tomó una decisión: vestida sólo con varios metros de fina seda azul se presentó una noche ante Enrique y a partir de esa noche, su historia dio un vuelco trascendental.

Su padre lo tomó a mal. D´Amerval contó que durante el corto tiempo que había durado su matrimonio no había compartido el lecho con Grabrielle y ella, por respuesta, contó a todo aquel que quería escucharlo que su ex esposo era impotente.

En septiembre de ese mismo año de 1592, la bella y decidida jovencita abandonó su hogar y marchó a Chartres, para encontrarse con Enrique.

Al poco tiempo comenzó a interesarse por política, y presionó a su querido para que se hiciera católico, ya que era lo único que necesitaba para ceñir la corona de Francia, ya que sólo si el Papa le concedía el divorcio de Margot, ambos podían hacer su vida tal como la deseaban.

 

Gabrielle Estrees Mistress of Henri IV by Nicholas Hilliard
Gabrielle Estrees Mistress of Henri IV

En 1594 lo ayudó a triunfar en la que se conoció como La Guerra de los Tres Enriques, en la cual se enfrentó a Enrique de Guise y a Enrique III, y en septiembre de ese año la joven dio a luz a César, hijo que el rey hizo legítimo, aunque lo excluyó de la sucesión al trono. Hábil como era, forjó una sólida amistad con Margot mientras se gestionaba ante el Papa la disolución del matrimonio del rey, y en 1596 dio a luz nuevamente, esta vez a una niña: Catalina Enriqueta. No obstante el genuino sentimiento por su amado, Gabrielle se permitió vivir un corto pero apasionado romance con el Duque de Bellegarde.

Cuando España atacó a Francia sin aviso previo, saqueando y destruyendo a la ciudad de Amiens, la favorita del rey se puso del lado del pueblo y pidió que los más adinerados entregaran dinero y joyas para financiar la guerra contra el invasor, y ella dio el ejemplo desprendiéndose de sus joyas. Por más riesgosa que fuera la situación, Gabrielle no abandonó a su Enrique y resistió con él en castillo fortaleza de Beauvais donde hizo de enfermera del rey, que había enfermado.

Fue tan leal con su amante como con el pueblo y durante las acciones de guerra atendía a los enfermos y a los heridos en combate, cocinaba ella misma la comida de su amado, le zurcía la ropa y lo afeitaba. Con todos estos gestos, se ganó el amor el pueblo francés. Cuando los españoles se rindieron Enrique agradeció la valentía y generosidad de su favorita otorgándole el título de Duquesa de Beaufort.

En 1598 parió a un nuevo hijo, Alejandro, y tuvo que soportar que el Papa Clemente otorgara el divorcio a Enrique, pero a condición que se casara con la desagradable María de Médicis, que estaba destinada a ser su segunda esposa. En su último embarazo Gabrielle, supo que algo andaba mal. Tenía pesadillas y pérdidas importantes. El 10 de abril de 1599, a causa de un parto prematuro dio a luz a un bebé muerto. A las cinco de la mañana Gabrielle murió a causa de una perforación uterina producida por el mismo médico que trataba de ayudarla”.

 

Fuentes:

La favorita de Francia

99 cartas de amor – De Bolsillo – Enero 2007 – Barcelona

 

Henri IV King of France (Henry III of Navarre) First of the Bourbon Kings
Henri IV King of France (Henry III of Navarre) First of the Bourbon Kings

 

 

Blogalaxia Tags , , , , , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s