Microbiografía: “Asustado de morir, aterrorizado de vivir”.

Me causó un algo esta nota. Debe ser por esa idea loca que tengo de querer escribir algo así como mi autobiografía, para lo cual estoy esperando dos cosas: primero asimilar el pasado y luego construir el futuro.

Nunca se me ocurrió tratar de resumirme en seis palabras. Serán pocas o muchas? Haciendo un paneo por las mil vueltas que doy cuando escribo, creo que es escaso.

Aunque debo decirles que cuando leí algunas frases -dentro de las cuales se encuentran también las que fueron dejando en los comentarios de la nota- me parecieron muy certeras, como quien da en el punto justo, como dardos bien dirigidos, como una bala que te atraviesa (en realidad seis), y hacen su cometido.

Ven? No puedo ser resumida.

Una idea… podría utilizarlo para atención al cliente: “Por favor, sea resumido, cuénteme su vida, sus problemas, sus histerias y sus dolores, pero sólo con seis palabras”.

Quien desee puede dejar colgadas por aquí sus seis palabras, yo necesitaré algún tiempito más.

41wwxa4jfgl_ss500_.jpg

Fragmento de la nota en el diario El País.

“Estaría bien empezar con seis palabras. Es un inicio consecuente con la propuesta que anima a la revista electrónica Smith (www.smithmag.net), cuyo eslogan es Todos tienen una historia. Sin moverse un ápice de esta idea central, Smith promueve una batería de opciones para que sus lectores cuenten historias, y el resultado de esta propuesta es una turbamulta narrativa, profusa y confusa, que constituye el corpus de la revista.

De esta forma, los miles de lectores que tiene Smith son los mismos que los miles de individuos que la escriben, o publican en ella sus dibujos y sus fotografías; una mecánica parecida a la que opera en proyectos en continua evolución, como la Wikipedia.

La revista tiene también una sección de cómics y de fotografías, pero la más interesante, sin duda, es una que se llama Memorias en seis palabras, donde quien quiera y se anime puede escribir, en riguroso inglés, la parte sustancial de sus memorias, o todas ellas si es que son muy breves.

El proyecto parte de una historia mínima que, según Larry Smith, el editor de la revista, escribió en seis palabras Ernest Hemingway:

“Rebaja: zapatos de bebé, sin estrenar”.

La vocación de mémoire que pueda tener esta línea, verdadera o espuria, es discutible, pero lo cierto es que ha dado pie a este divertido experimento que, entre otras cosas, se ha convertido en un libro, no electrónico, sino con lomo y hojas, que ha alcanzado la lista de los más vendidos en The New York Times.

El título, también en seis palabras, es un adelanto de lo que va a leerse: No es como lo había planeado (memorias en seis palabras por escritores famosos y oscuros). Lo de famosos que pone el subtítulo es un decir, porque la inmensa mayoría, con pocas excepciones como David Eggers, Stephen Colbert y Jane Goodall, son escritores herméticamente oscuros.

He aquí una muestra de estas célebres mémoires mínimas; empecemos por ésta, que debe haber escrito un hombre paciente y desmesurado:

“Esperando que las drogas me pongan”.

O ésta, escrita por alguien que debe salir muy poco de su habitación:

“Asustado de morir, aterrorizado de vivir”.

Ésta es sumamente autocrítica y tiene aires de epitafio:

“Mi vida, un capítulo de Seinfeld”;

y esta otra va firmada por Jimmy Wales, el artífice de Wikipedia:

“Sí, tú puedes editar esta biografía”.

Larry Smith, el mismísimo editor de la revista, propone ésta:

“Intenten no pensar con demasiada intensidad”.

La que sigue es de un conmovedor romanticismo:

“Yo sigo haciendo café para dos”. Tampoco falta el simplón:

“¿Curro?, ¿escuela?, ¡bah! ¿Música pop?, ¡hurra!”.

Ésta es una muy lograda autobiografía de seis palabras:

“Cincuenta años, existencia de Dios improbable”.

Y esta otra es de una diafanidad que oscila entre el Hai-Ku y el SMS, los dos polos que articulan estas tumultuosas mémoires:

“Nacido en California, después nada pasó”.

Ésta no tiene desperdicio: “Reparo retretes, me pagan una mierda”.

Y la última, tan puntual como inconveniente: “

Nacimiento, infancia, adolescencia, adolescencia, adolescencia, adolescencia”.

Resulta imperativo terminar con seis palabras”.

 

Translate

Blogalaxia Tags , , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , , ,

Escuchar noticia

Anuncios

3 comentarios en “Microbiografía: “Asustado de morir, aterrorizado de vivir”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s