Siendo fiel… a uno mismo

Tal vez se tratara justo de eso, estamos haciendo algo que va contranatura….

Otro fin de semana. Domingo a la tarde, partido de fútbol codificado, radio haciendo de soporte, mate dulce y facturas. Visto y considerando los hechos, muy pocas posibilidades de diálogo entre un loco fanático de Boca y la mujer que le tocó en gracia durante los últimos veinte años.

Si estuviéramos en los ochenta podría describir que él tiene una camiseta tipo musculosa blanca, unas pantuflas horribles que “alguien” le compró para el último día del padre y unos pantalones de gimnasia azules con tiras blancas a los costados.

Pero estamos en el 2008, señora.

El hombre en cuestión se mantiene bien físicamente, todavía se considera codiciado y está en carrera. La mujer está muy lejos del prototipo de mujer que fue su madre o su abuela. Esta pareja ya ha atravesado de todo en esta vida: crisis, separaciones, reconciliaciones, ignorancia absoluta, celos, compañerismo acorde, canas al aire?, terapia de pareja y superación.

Como buena mujer aggiornada a su época, la señora en cuestión alterna los domingos entre periódicos, Internet, plancha y películas dramáticas.

El partido y los mates hacen de reunión obligada para compartir la bombilla y el agua tibia. Mientras él trata de seguir el ritmo de los comentarios -creo que el de la radio entraba por su hemisferio izquierdo…- ella leía la revista del diario del domingo.

Ya habían estado intercambiando chismes en el almuerzo.

Nada fuera de lo común. Que el señor Gonzáles había viajado a Buenos Aires, pero que su retorno fue antes de lo previsto, que llegó a su casa, que se encontró a su mujer haciendo la porquería con un señor que ya venía sacudiendo varios matrimonios -o debo decir varias mujeres casadas?- . Que otro fulano casado salía con una enfermera y que Pérez se había separado de su mujer desde hace 25 años para salir con su empleada administrativa.

“La institución matrimonial estaba pasando por una crisis seria”, dijo ella. Aunque también acotó que “habría que hacer algo al respecto, que tal unas vacaciones dos veces por año para estar con otra persona?” No, eso no salió al aire, quedó en la cabecita de ella.

A la tarde esta mujer tuvo la respuesta a tanta dicha y desdicha amorosa: no estamos preparados para la monogamia, -pero si lo dicen los científicos!- el amor eterno es una rareza (diría Serrano: es amor es eterno mientras dura) , una fábula y una buena historia para algunas películas.

Objeto: Revista Viva diario Clarín del domingo.

Esto pudo haber sucedido en varios domicilios en los cuatro puntos cardinales de nuestro país, aunque no hay estadísticas que lo avalen:

Luego de…

1. Hacer el test de la pasión y descubrir que apenas se arañaban los quince puntos. Qué es esa pregunta de si uno tiene una necesidad infinita sobre otra persona? Acaso es algo así como chuparle la sangre todas las noches?

2. Constatar que hacía mil años que no perdía las facultades mientras tenía sexo y que “su yo racional” estaba presente en cada movimiento. “Pará, pará, escuché algo!”

3. Descubrir que el ratón de la pradera es más fiel que el homo sapiens, ni hablar de los elefantes: cuatro años esperan para aparearse! My God!

4. Revisar las posturas que determinan que uno está en pose para levantarse a alguien: miradas, inclinaciones, preguntas, posición corporal abierta: sí, esto último es tal cual.

…llegó a la parte importante: nuestro contacto sexual con el prójimo tiene un sentido muy elevado: salvar a la especie.

Encima, qué podemos hacer, si nuestro mapa genético viene con una fuerte tendencia hacia la infidelidad?

Este -el mapa genético- es claro: debemos concebir una prole, llevarla a la vida adulta y morir, lo que nos lleva a procrear y mucho. Con quién? Eso es un detalle apenas, el tema es que no podemos dejar de hacerlo…

El último mate estaba frío y lavado. Miró al objeto ausente e inanimado que tenía del otro lado de la mesa , pensó en que su tarea ya estaba lista, había procreado, ahora sus hijos tenían que continuar con eso de la perpetuidad de la especie… hizo una mueca con la boca y repasó todos los puntos que indicaban cuándo uno anda preparado en esta vida para un enfrentamiento físico con otra persona, recordó cómo era eso de perder las facultades mientras se tiene sexo…y pensó “quien dice, por ahí todavía puedo colaborar con mi especie”.

Para agendar:

Comportamientos básicos de flirteo (diario Clarín – revista Viva 16-03-08)

  1. Posición corporal abierta: postura vení a buscarme, luz verde en el semáforo.
  2. Cejas levantadas: apenas avista a la posible presa se levanta levemente el entrecejo
  3. Inclinación de cabeza: las mujeres inclinan la cabeza a un lado y exponen la yugular al mismo tiempo que sacuden el cabello.
  4. Adelantarse hacia el otro: uno tiende a inclinarse hacia las personas que resultan atractivas. Puede ocurrir que dos personas se inclinen hacia la otra aún estando en distintas puntas de una habitación.
  5. Contacto visual sostenido: parece que solemos sostener la mirada de la presa que nos interesa
  6. Preguntas importantes: uno pregunta al otro aquellas que permitan destacar sus rasgos más atractivos
  7. Miradas de soslayo: miradas que matan… con consiguiente desvío.

Me despido de este relato con una frase de Freud: “Todos somos polígamos reprimidos”, aunque visto y considerando el chusmete parece que taaan reprimidos no.

Translate

Blogalaxia Tags , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , ,

Escuchar noticia

Anuncios

6 pensamientos en “Siendo fiel… a uno mismo

  1. Patri,

    ¡Excelente esta nota! y me sentí muy identificada en situaciones anteriores vividas, donde todo parece un letargo eterno.
    Hice el test también, es más: lo hicimos los dos y coincidimos mágicamente en el puntaje.
    Creo que sí existe una tendencia natural a buscar atracción en otras personas y seguir, de alguna manera, tratando de seducir al sexo opuesto y los signos básicos del flirteo siempre están presentes.

    Un beso

    Me gusta

  2. Yo, gracias por tu comentario, mi post en realidad es bastante irónico. Yo creo que a muchas parejas por suerte la monogamia les funciona, y es por ellas que otras se suman al desafío de la convivencia y la fidelidad.

    Me gusta

  3. Marce: está bueno dedicar ese tiempito a probar que todavía nos miran o nos desean. Creo que nos sube la autoestima y hasta puede hacernos funcionar mejor como pareja, ahora si hay un contacto, ese es otro cantar. Cada pareja debería mantener por sobre todo honestidad, aún si sus códigos son diferentes a los de otras parejas.

    Me gusta

  4. Marcela. Estoy de acuerdo contigo, pienso que cuando se decide unirse con otra persona, independientemente de que sea del mismo o de otro gènero la fidelidad es personal. Pero al ser humano por naturaleza le gusta sentirse vivo, y reconocer la belleza en los otros seres. Todo esto es lo que lo hace pensar, ver, sentir emociones a lo largo de su vida que lo mantienen vivo. En mi caso personal estos pensamientos estàn ampliamente compartidos con mi pareja de esta forma soy honesta, pero no significa que no vaya a los hechos. He pensado que a lo largo de mi vida, que no sè si serà larga o corta no debemos sentirnos prisioneros por tener un compañero o compañera de vida y mucho menos negarnos a sentir unos placeres que nos ofrecen fugazmente otros seres. Mi esposo es un ser especial lo entiende y yo lo entiendo, lo que tenemos claro es que nuestra uniòn sera para siempre. Precisamente lo que nos une es la honestidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s