Cuando se abre una flor

Señora. En qué momento de su vida una mujer pasa a ser llamada señora?

Para mi personalmente fue hace un millón de años luz, ya que al ser madre joven, ni bien me vieron con la cría señora de adosó muy rápidamente a mi persona. Las primeras veces suena algo feito, luego uno se va acostumbrando.

Hoy, a pesar del descontracté de las palabras y los modismos, señor y señora son prefijos muy usados en la atención al público, lo cual en realidad no tiene ningún tipo de connotación personal o de referencia a la edad, simplemente es la antesala a un contacto con un extraño.

Cuando uno anda por la edad media (qué significa esto realmente: La mitad de la vida? La mitad de arrugas? La mitad de experiencia?) no es raro que alguna persona que nos doble en edad se refiera a nosotras como niñas -y aclaran: cariñosamente-, quedando pendiente de un hilo la resolución de si la cuestión es algo libinidoso o simple cariño de abuelo.

Las mujeres a las que nos llaman señora del otro lado del mostrador o del escritorio de una oficina pública estamos usualmente en crisis.

Crisis laboral, crisis de pareja, crisis de soledad, crisis porque parecemos redondas y lo estamos, crisis porque se nos está cayendo la estantería y por más que pasemos por una obra en construcción nadie nos silva.

Una de esas crisis puede juntarse con las otras tantas y una de ellas puede suscitarse -no siempre- cuando nuestra hija mujer tiene su primera relación sexual.

He aquí que tengo que hacer una salvedad: hay madres que nunca se enteran o que lo intuyen o que no quieren saberlo. Por suerte hay otras a las que sus hijas se lo cuentan como lo que es: una de las experiencias más bellas.

La otra aclaración es que la primera vez -lamentablemente- no siempre es una experiencia satisfactoria, ya sea porque no hubo acuerdo, voluntad, cuidados…

Pero focalicemos en la madre de casi cuarenta, que se siente de casi treinta, con una hija de casi veinte que luego de sus casi anteriores experiencias, hoy concreta y tiene su primera vez.

El momento es grato, y por varias razones. La hija le ha contado a su madre, y la madre es feliz porque esa primera experiencia fue como siempre debería ser: dos chicos enamorados que disfrutan de su primera vez. Luego de constatar que usaron preservativos, que no lo hicieron en la vía pública y que no era parte de una orgía, todo se relaja.

La crisis en realidad no surge por el hecho en sí. Puede ser una cuestión muy personal y surge del lugar en dónde estamos paradas como mujeres en ese momento. La primera vez de nuestros hijos de alguna manera implica un viaje al interior de nuestras vivencias: las expectativas que tuvimos en nuestras primeras veces, nuestros amores y desamores, errores, enmiendas, esperanzas y sueños.

De ninguna manera implica retrotraerse a la adolescencia ni tener una regresión. El amor tiene diferentes matices según la edad y debemos respetarlos.

Uno no debe rendirse, y aunque nos corremos a un lado para que nuestros hijos disfruten de sus vidas a pleno, también hacemos revisión de la nuestra. Porque con cuarenta, cincuenta o más décadas encima, traemos siempre a cuestas nuestros anhelos.

¿”cuando se abre una flor al olor de la flor se le olvida la flor”? Joan Manuel Serrat – Señora

Blogalaxia Tags , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , ,

Anuncios

4 pensamientos en “Cuando se abre una flor

  1. Recuerde antes de maldecirme
    que tuvo usted la carne firme,
    y un sueño en la piel…señora…

    Nunca dejaremos de soñar, Perris. Ni a los cuarenta, cincuenta (uy…qué poquito me falta..!), ni a los ochenta…(bueno, si llegamos…). Y no por eso, tenemos que apendejarnos. Por suerte, o por conveniencia, nuestra edad de adultos jóvenes se estira…o la estiramos nosotros…

    Buen finde!

    Me gusta

  2. Patri,

    Qué lindo este post. No soy mamá, así que no puedo opinar mucho al respecto, pero es probable que ese momento tan íntimo de confesiones entre madre e hija, se convierta en algo inolvidable si ellas tienen confianza entre sí y pueden hablar libremente.
    En mis tiempos (sonó a vejez) no se hablaba demasiado de estos temas. Ahora es mucho más natural este tipo de comunicación y no lo veo mal, siempre y cuando haya respeto y diferenciaciones entre un rol y el otro.

    Como la gente me ve sin hijos, algunos siguen diciéndome “señorita” je. Cuando me ven con mi pareja soy “señora”, y hace unos pocos años me enteré que a una mujer divorciada, aunque no tenga pareja, se le dice “señora”.

    Recuerdo que a mis 24 años me dijeron por primera vez señora. mmm no me gustó demasiado y me sonó raro, pero por adentro exclamé un “wow, ya lo soy”.

    Anhelos? siempre! nunca perderlos.

    Un beso

    Me gusta

  3. Georgie: nunca dejaré de soñar, ni aún en mi último suspiro si es que tengo tiempo de darme cuenta de que en realidad no habrá otro.
    Marce: ser madre es tan difícil como ser hijo. Uno en esta tarea -la de padres- trata de enmendar los errores o las falencias de nuestros padres. Es por eso que siempre hago incapié en la comunicación, aunque la bola sigue corriendo y seguro ellos tendrán otras cosas que corregir con sus propios hijos. La sexualidad por suerte ya es parte de nuestras vidas, en el sentido de que podemos hablarla. Veamos qué tan abiertos están nuestros hijos cuando les llegue el turno a ellos de juzgar la sexualidad de sus padres, pero eso ya es otra cosa.

    Me gusta

  4. Tengo 21 años, soy hombre, no soy padre, y llegue aca simplemente buscando la letra de Serrat, por todo lo dicho es que no puedo opinar de lo escrito arriba, al menos no con experiencia, pero no puedo evitar comentar, por que no llegue a terminar de leer un renglon que sabia que iba a leer todo. Te felicito por como escribis, es admirable la verdad, y tambien a la vez lo es la filosifia demostraste tener.

    Sin mas, me retiro, un gusto haberme pausado un minuto a leer.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s