Qué vamos a hacer ahora que se aquietaron las aguas?

Los días van pasando, las rutas se desocuparon y quedaron en el camino dichos y entredichos.

Más allá de la cuestión de la soja, las retenciones, y su destino final a las arcas del estado, creo que debemos aprovechar este mes para reflexionar.

Muchas cosas se han dicho, muchos artilugios se han utilizado. La cuestión de las retenciones abusivas y su destino no redistributivo -hablemos en serio: distribuir la riqueza es fundar escuelas, mejorar hospitales, atender desnutridos, garantizar la educación pública, entre otras cosas- ha sido el detonante de una crisis latente, en donde por alguna cuestión terminamos enfrentados varios sectores de la sociedad, de una manera bastante burda, como si esto se tratara sólo de negros o blancos, socialistas o capitalistas y ni hablar del fantasma del golpe de estado.

La historia ya se empieza a construir al minuto pasado, y en esta historia de veinte días, ha quedado escrito en varias páginas cómo el gobierno -electo democráticamente mal que nos pese a algunos- ha utilizado herramientas de antaño: plazas llenas de patoteros, agresiones físicas y verbales y total falta de diálogo. Infaltable un mandatario parado en el atril y haciendo cantar el himno, la marcha peronista y levantando las manos al compás de los “vivas” de la comparsa.

Ese mandatario es hoy -en mi humilde opinión- una presidenta que no está a la altura de la democracia, del diálogo, de la concertación, de sumar y no de quitar. Pero sobre todo de arremangarse las mangas de la camisa.

Esta tal vez sea mi parte intolerante, y lo asumo. No tolero a una mujer de trabajo vestida como una Barbie, ni con joyas que dan vergüenza por lo ostentosas, menos con un discurso que está lejos de una persona con educación universitaria. Evidentemente por su apariencia física ha sido una gran admiradora de Ménem.

Como mujer les aseguro que no es una cuestión de género mi desagrado hacia la presidenta, es una cuestión de calidad humana.

Evidentemente nuestro país está a años luz de tener un buen dirigente en el sillón de Rivadavia. Cada tantos años viene alguien -votado por nosotros, obviamente- que se encarga de gobernar para unos pocos de acuerdo con su orientación, su simpatía, sus orígenes, afinidades e intereses. Luego viene otro que deshace lo andado y así sucesivamente.

Para dar un ejemplo, nuestro país es como la quinta de Olivos, según su dueño circunstancial, las paredes se pintan, empapelan o decoran a gusto. Parece que en los noventa había arabescos y el que vino después lo reemplazó por un gris sobrio.

Esta presidencia da vergüenza, no es operativa, carece humildad y sobre todo inteligencia para afrontar el diálogo. Y digo presidencia porque no quiero dejar a un margen al séquito de Cristina.

Lo peligroso de este tema aparece cuando la democracia empieza a desdibujarse al mismo tiempo que la autonomía de los poderes; o cuando al ciudadano le cortan la libertad de expresión, o cuando quieren que nos peleemos con nuestros vecinos, o cuando nos mienten tan descaradamente día tras día.

Faltan algunos años para las próximas elecciones. Pero éste es el momento en el que nos podemos preparar como ciudadanos participativos e ir madurando cuáles son nuestras intenciones, qué país queremos tener y qué clase de personas queremos que nos representen.

Me quedo con este fragmento de Nelson Castro publicado el día de hoy en Perfil:

En la Plaza de Mayo la Presidenta, en un momento de bienvenida humildad, pidió ayuda a todos los sectores para que su gobierno pueda ser exitoso. En ese sentido, le haría mucho bien entender que el pensamiento crítico ayuda, así como también ayuda el dialogo con aquel que comulga con otras ideas. Estas dos prácticas hasta el momento no figuran en el manual de usos y costumbres del actual gobierno“.

Blogalaxia Tags , , , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s