La madre de mi madre

Paisaje Mediterráneo – Pablo Picasso

Mi madre nació en el seno de una familia italiana, muy cerca de los acantilados, muy cerca del Mediterráneo, al igual que su madre y que la madre de su madre. Debo ser la primera mujer en romper la tradición, en romper el alma familiar, en nacer en otro continente y no recordarlo.

Aún así, resulta risueño querer que mis cenizas terminen navegando en ese mar cuando llegue el momento. He pensado incluso, que si no tengo oportunidad de cruzar el charco, esa sería un momento óptimo: nacer y morir en el mar de mis sueños.

No tener lugar claro de nacimiento es como nacer ciego -de hecho creo que los bebés no ven los primeros días- Pero hablo de ceguera de ubicación, de no ver la brújula que marca nuestro punto de partida.

Hasta hace algunos años, pensaba que mi lugar de nacimiento era aquel en donde había vivido más años. Claro, esta afirmación era por conveniencia propia, para mantener esa verdad disfrazada de que en realidad no soy de aquí, que soy ajena, extranjera y que estoy de paso. Ahora, que hace más años que vivo aquí que allí, esa afirmación quedó obsoleta, aunque siga sin tener ese sentido de pertenencia.

Volviendo al Mediterráneo, esa historia, la de mi madre, su madre y la madre de ésta, parece más sencilla de contar. El lugar de nacimiento fue el mismo de muerte, hasta que llegó la guerra, la hambruna y algunos ciudadanos se convirtieron en inmigrantes en otros pueblos. Los amores que nos cuentan -convertidos en leyendas- son tan sublimes, tan plagados de sacrificios, que nuestra existencia parece una minucia. Matrimonios superando kilómetros y años de distancia, sobreviviendo a largos viajes en barco, sin llegar a fin de mes, sin mayor alegría que las cosas sencillas y pequeñas de lo cotidiano. Planificando con anticipación altares, ceremonias y lágrimas. Esperando el domingo para llenar la mesa con palabras a medio decir, secretos compartidos, miradas cómplices, indiferencia.

Hoy si pudiera volver a hablar con la madre de mi madre le preguntaría, sin lugar a dudas, si fue feliz, aunque sea de a ratos. Qué sueños se le cayeron en esa casa tipo chorizo que empezó a construirse desde la cocina, cuántas noches estuvo sin dormir por no poder decidir sobre sus propios hijos, si amó a escondidas o si se resignó a hacerlo cuando era muy jóven para casarse, si se acuerda de mí, si está orgullosa, si aún existe un pequeño hilo que nos conecta.

Árbol de la vida – Gustav Klimt

Escuchar noticia

Translate

Blogalaxia Tags , , , , ,
Technorati Tags , , , , ,

Anuncios

4 pensamientos en “La madre de mi madre

  1. fue feliz inmensamente
    en la cocina comenzaron sus sueños
    mil quinientas ventiuna noches sin dormir
    amó a escondidas sin resignación
    se acuerda de lo bueno de ti
    está muy orgullosa
    existe una gran cuerda que os ata

    ¿no lo sabes?
    pues sábelo ahora

    es el momento

    tu eterno momento

    Me gusta

  2. Te entiendo muy bien, aunque estando al otro lado de la situación: nací en el mediterraneo (como alguien decía) y creo que allá moriré; pero soy de los nuevos emigrantes, de los que nos displazamos por europa para estudiar, o para buscar trabajo, o para buscarnos la vida en general… vine de Cerdeña a España y ya no sé cual es mi casa, experiencia que comparto con muchos amigos míos que ahora están en mil puntos distintos del mundo.
    Ya sabes, cada cual se queja de su tiempo en su tiempo, pero a la hora de recordarlo – y contarlo a los nietos – se da cuenta de que más feliz nunca podrá volver a ser.

    Saludos,
    Reloj

    Me gusta

  3. no eras feliz
    no lo eras

    lo eres ahora
    mañana más feliz que ayer

    dentro de poco un paraíso
    mañana un éxtasis

    no reinventes
    para de recordarle
    detén ahora mismo tu memoria

    pon a cero el ordenador
    más cero
    pero cero
    cuenta hacia delante
    y salta

    …saltemos

    el futuro es nuestro
    y lo mejor de lo contado a los nietos también

    Me gusta

  4. Siempre pense que esa frase: todo tiempo pasado fue mejor no era del todo cierta…por eso creo que, seras feliz el dia de mañana puede ser una gran esperanza que vale la pena sostener.Tal vez tengas algo de razon, ella, en decir que el futuro es nuestro…
    Besos y cuidense
    PD: por lo menos asi lo quiero creer y hago lo posible para crear un futuro acorde a mis expectativas y poder estar junto a las personas que quiero
    Muchos abrazos!!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s