Azul

White and Greens in Blue – Mark Rothko

Miró por la ventana. Las mismas tristes calles, opacas y polvorientas, sedientas de agua, con gente anónima que circulaba por las mismas.

Desde ese lugar, la vida se veía un poco gris. Como siempre, había varias bifurcaciones, luego de la ventana, el camino, luego del camino, el campo, luego una montaña, luego una selva, luego lo que quisiera. En definitiva, fuera de su ventana, podía pintar el cuadro que quisiera. De eso exactamente se trataba. De seguir mirando o de salir y pintar las calles de colores.

Cuando lo pensó, inmediatamente se le vino el azul a su cabeza, y no porque los ojos de su alma fueran de ese color. Es que el azul une el cielo con el mar.

Cuando la calle estuvo finalmente pintada de ese color, se vistió como casi siempre lo hacía: ropa confortable, pantalones amplios, camiseta de algodón y zapatillas. Su cabello quedó peinado al viento, y salió.

Caminar por calles azules es toda una experiencia, aunque hubiese sido mucho mejor si se pudiera colorear el resto de las caras tristes que pasaban a su alrededor.

Por algún capricho del destino, no todas las calles estaban de ese color. Otras habían quedado grises. Hizo el recorrido del azul, dobló, siguió derecho, volvió a doblar y llegó.

El lugar aún no estaba terminado. Lo sintió luminoso, no era un túnel, pero sí un reflejo desde algún lugar. Sería algún otro satélite parecido a la luna? De pronto sobre sus pies sintió el suelo mullido, como si todo fuera acolchado. El aroma era indescriptible, chocolate, café, tabaco, sándalo, especias de oriente. Tras pasar varias cortinas de cuentas de colores, por fin lo vio. Estaba parado, firme y seguro frente a ella. No se conocían, pero por alguna razón las palabras sobraron y se fundieron en un abrazo eterno. Luego de sentir su corazón latir contra su pecho el tiempo volvió despiadadamente hacia atrás.

Ella seguía en la ventana, las calles estaban polvorientas, su atuendo no era el adecuado….

No lo pensó más, se arregló y salió, deambuló por las calles con una sonrisa en su cara. No encontró calles azules ni abrazos, eso llegaría otro día.

Blue Town Gabriele Ritter G.

Blogalaxia Tags , , , ,
Technorati Tags , , , ,

Anuncios

3 comentarios en “Azul

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s