Apostando a los nuevos días

lo-00006-chappy-new-year-feliz-ano-nuevo-postersAll Posters.com

El año se hizo largo, puta madre que fue largo. Llegamos al 31 con la lengua afuera, agotados y extasiados a la vez. Complicaciones? A granel. Amores? De los que matan. Desengaños? Y siempre se cuela alguno.

Llegué con un vestido violeta y el cabello recogido a la casa de una gente amiga. Mi primer fin de año sin mis hijos en casa o en algún lugar de la playa. Ante tanto cambio nada mejor que la buena presencia y la disposición a pasarla bien.

Las mesas con manjares y bebidas, algunas velas y flores estaban situados en el patio colonial de la casa, rodeado de la mágica noche estrellada y algo fresca.

Despedimos la noche vieja como quien no quiere volver a verla nunca más, abriendo los ojos a un futuro plagado de sueños. Estampamos nuestros deseos uno a uno en hojas decoradas que guardamos selladas hasta la próxima noche vieja, esperando se cumplan en un cincuenta por ciento al menos.

Cómo me costó escribirla! La primera oración rezaba solamente: ser feliz. La miré un rato largo, con la lapicera inmóvil en mi mano, mientras miraba de reojo como los demás escribían apurados como si sus deseos fueran a ser robados por el viento.

Miré la hoja y me animé, escribí varios pares de líneas más, sueños a cumplir en un millón de horas, de vidas y de momentos. La clave: compartir, ser feliz o al menos ser bañado y bendecido con algunos momentos de felicidad, estar rodeado de afectos, aprender de los errores, mejorar, aprender y aprender, continuar, no abandonar, perseverar…. En fin, ya me conocen.

Una vez que los sobres estuvieron guardados mágicamente a la espera de una resolución positiva por parte del universo, nos dedicamos a despedir los días del 2008 quemando calendarios, como parte de una tribu danzando alrededor de los días consumidos y gastados del pasado año. A las doce levantamos las copas y los brazos para recibir toda la aventura que nos espera este año, continuación de nuestras vidas y de nuestros caminos.

Y por qué no apostar otra vez? Por qué no apostar todas las noches a que se cumplan nuestros deseos y a dejar lo que nos detiene detrás?

Chin chin amores.

Blogalaxia Tags , , , ,
Technorati Tags , , , ,

Anuncios

Un pensamiento en “Apostando a los nuevos días

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s