“Las lágrimas van al cielo y vuelven a tus ojos desde el mar “

“Pongo estos seis versos en mi botella al mar

Con el secreto designio de que algún día

Llegue a una playa casi desierta

Y un niño la encuentre y la destape

Y en lugar de versos extraiga piedritas

Y socorros y alertas y caracoles”.

Mario Benedetti

posters

Message in Bottle on Beach

Artista: FogStock

Caminé por la playa con el convencimiento de que esa tarde era yo quien debía dejarle un mensaje al mar.

Por un instante no supe discernir que iría dentro de la botella.

Pondría un grito desesperado, lágrimas saladas que sobrevivieran a tantos años de naufragio, el azúcar de los mates de las mañanas de ayer, los besos apasionados que se llevó el viento, la seguridad que brinda una mano sosteniendo otra, la palabra dicha en el momento oportuno, la falta de coraje, tu maldita costumbre de no jugarte por nada, la dirección de mi casa en donde no viviré más, los pocos momentos de seguridad, los muchos momentos de inseguridad, la cornisa donde estoy parada, la promesa de que el amor no se disuelve en agua, las palabras que estuvieron guardadas tanto tiempo sin poder salir, las manos pequeñas de mis hijos agarrando mi dedo gordo, la desilusión, la pasión, los sueños a los que agarró el tsunami, mi valentía, tus palabras hirientes, mi falta de defensa, la esperanza, la única estrella que se asomó anoche en el cielo nublado, la impotencia, la seguridad de que se ha brindado todo, el orgullo, la tozudez, mi falta de criterio, el manto de la realidad que siempre termina por cubrirlo todo, el desengaño, el duelo, el tren que me dejó en esa estación solitaria….

“A quien corresponda: sepa usted que he nacido con coraje, dando el primer grito con valentía, aún sabiendo que no era bien recibida.


Sepa que aunque en el primer tramo me soltaron la mano, logré sobrevivir. Que mi camino recorrido  estuvo plagado de personas maravillosas que dejaron huellas en mi vida, y aún de aquellas que no me quisieron, aprendí. Que yo dejé pocas huellas, por introvertida y por falta de confianza. Que puse agua en los canteros equivocados, pero aún así nunca renegué de lo que había sembrado.

Sepa usted, que hoy, cuando lea estas líneas, seguramente estaré etérea, sana, liviana y sabia. Que el final de la historia seguramente fue bueno, porque siempre amé los finales felices. Que siempre intervení en mi destino, muchas veces demasiado, forzando situaciones que no debía. Que esperé poco, me impacienté mucho, gasté mis ojos con cuanta lectura encontrara, que tuve diarios que ardieron en el fuego, recuerdos que tiré a la basura, momentos de despecho, y muchos de perdón.

Sepa que mi mochila siempre fue más liviana porque nunca falté a la verdad ni me prendí de egoísmos más complejos que no fuera comerme la última barra de chocolate.

Que me costó pedir, pero cuando logré entender que pidiendo era más humana me guardé el orgullo y lo hice.

Sepa usted, que el perdón que más me costó dar fue el que me debía a mí misma.

Que mis ojos siempre reflejaron mi alma, que pude reconocer algunos errores y otros… bueno, otros no.

Que trabajé incansablemente perdiendo horas preciosas, que gané otras cuando traté de buscar un equilibrio.

Sepa usted que viví y que me falta recorrer… y que hoy que escribo esto, imagino que al final se dibujará una sonrisa en mi rostro.

Esta es mi placa, que está hoy en sus manos. No lleva nombre porque ya no estoy aquí. Sólo le pido que devuelva la botella con este mensaje al mar.”

posters

Messages

Artista: Julian Corvin


“Las lágrimas van al cielo

Y vuelven a tus ojos desde el mar

El tiempo se va, se va y no vuelve

Y tu corazón va a sanar

Va a sanar

Va a sanar

La tierra parece estar quieta

Y el sol parece girar,

Y aunque parezca mentira

Tu corazón va a sanar

Va a sanar

Va a sanar

Y va a volver a quebrarse

Mientras le toque pulsar

Y nadie sabe por qué un día el amor nace

Ni sabe nadie por qué muere el amor un día

Es que nadie nace sabiendo, nace sabiendo

Que morir, también es ley de vida.

Así como cuando enfríe

Van a volver a pasar

Los pájaros, en bandadas,

Tu corazón va a sanar

Va a sanar

Va a sanar

Y volverás a esperanzarte

Y luego a desesperar

Y cuando menos lo esperes

Tu corazón va a sanar

Va a sanar

Va a sanar

Y va a volver a quebrarse

Mientras le toque pulsar”

Sanar – Jorge Drexler

Blogalaxia Tags , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , ,

Anuncios

Un pensamiento en ““Las lágrimas van al cielo y vuelven a tus ojos desde el mar “

  1. ¡Hola! Quiero daros la enhorabuna por vuestro blog. Le he estado echando una ojeada y me parece interesantísimo. Yo soy Kike Hernández, un cantautor de Granada. Acabo de estrenar mi blog, kikehernandez.wordpress.com donde encontraréis algunas canciones de mi primera maqueta, titulada “La ley del todo o nada”. Sería un honor para mí que les echárais una oreja a mis canciones y que hiciérais algún comentario. En cualquier caso, enhorabuena y a seguir así!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s