Cimbronazos

The Morning After II – Valerie Shuff

No hay mejor lugar para escribir que la inmensidad de una hoja en blanco, sin horizontes ni renglones, manteniendo las palabras encapsuladas en márgenes irreales, absolutos, indefinidos, concretos.

En la franja de la vivencia todo es tan absoluto como irreal o imaginario. Cada palabra escrita es abrazada por la soledad y el vacio de la supuesta nada que a veces pensamos que es el presente, por lo que está por venir, lejano y cercano a la vez.

Con cada palabra una lagrima, y mi corazón que galopa al ritmo de inseguridades vanas.

En un solo día la felicidad y la infelicidad nos golpea, muchas veces como ecos de cimbronazos de felicidad e infelicidad ajenas.

Como abstraerse de lo que le sucede al otro?

Somos también hacedores de temperamentos ajenos?

Stephanie Rew – Girl in a Red Bustle

Seguir leyendo