El baúl

Blue Door and Yellow Chair

Klaus Gohlke

Pasillo largo que se convierte en una estancia, o en una cocina, según la ubicación.

Desde la puerta principal hasta la del patio, paso varias puertas laterales, muchas tal vez.

Irremediablemente tengo que atravesar el pulmón de la casa. El pasillo se ha ensanchado. La persiana que da al patio de invierno hoy está cerrada. No hay más luz que la tenue del techo.

Los sillones, la mesa y las sillas están arrinconados contra las paredes.

Su olor no está.

Las vecinas visten de negro y balbucean en jerga siciliana. El nono no se mueve de su lado, le toca la frente una y otra vez, tratando de que se le formen los mismos pliegues que cuando sonreía.

Los nietos damos vueltas. Han sacado nuestras cosas, y ni la cocina es ya nuestra cocina.

Antes de llegar a ésta, me meto por la última puerta lateral.

Hierbas colgadas

Barbara Applegate

Sobre la izquierda el tesoro más preciado que nunca tendré: el baúl que atravesó guerras y mares hasta llegar aquí.

Lo abro y por fin siento su olor: mezcla de naftalina, ajo y oliva.

Sobre la cama está su uniforme: el delantal.

En la cómoda todas nuestras caras sonrientes apiladas sobre papeles brillantes.

Cierro la puerta.

Voy a la cocina.

Se han llevado todas nuestras cosas y nunca volverá a ser lo mismo.

Door Open Onto the Garden –

Pierre Bonnard

De amor y casualidad – Jorge Drexler

Tu madre tiene sangre holandesa,
yo tengo el pelo sefaradí,
somos la mezcla de tus abuelos,
y tu, mitad de ella y mitad de mí.

El padre de tu madre es de Cádiz.
Mi padre se escapó de Berlín.
Yo vengo de una noche de enero,
tu vienes de una siesta en Madrid.

Tu madre vino aquí desde Suecia,
la mía se crió en Libertad.
Tu madre y yo somos una mezcla,
igual que tú, de amor y de casualidad,
igual que tú, de amor y de casualidad.

Tu madre tiene los ojos claros,
yo un tatarabuelo de Brasil,
yo soy del sur, de Montevideo,
y tu mitad de allá y mitad de aquí.

En este mundo tan separado
no hay que ocultar de donde se és,
pero todos somos de todos lados,
hay que entenderlo de una buena vez.

Tu madre se crió en Estocolmo,
la mía al sur de Tacuarembó;
tu madre y yo vinimos al mundo,
igual que tú, porque así lo quiso el amor,
igual que tú, porque así lo quiso el amor.

Blogalaxia Tags , , , ,
Technorati Tags , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s