El último abrazo

El abrazo – Oleo de Enrique Chernaez

 

El entró con el ímpetu de siempre, con esa presencia y estampa hermosa, la misma estampa que otras veces había hecho de ella una furia, una pasión, un berrinche, un desconsuelo.

Su sola presencia bastaba para todo, era el tsunami que venía a batir la sangre lenta convertida asi en torrente burbujeante golpeando las paredes del corazón.

Ella tenía presencia, apenas delicada, otras veces brusca, caprichosa y delirante.

Lo vió más indefenso y pequeño, tal vez porque ahora venía desarmado, amorosamente entregado a un tiempo que ya había pasado.

Recordó el primer encuentro, cuando no había podido sostenerle la mirada, y relajada, se dejó posar sobre los ojos de él, como quien hecha a dormir una siesta en verano.

Qué triste final y que reposado, acaso era posible sentir paz en ese momento?

Si tan solo se pudiera volver el tiempo atrás pensó él. Si tan solo no hubiera sufrido tanto, pensó ella.

Pero hay veces en que el amor se transforma y tiene esa cosa maravillosa de no morir y de dejar ir. Por un segundo ella lo abrazó, con fuerza, con cariño y con la dicha de haber amado.

Las despedidas son tristes, pero cuando se amó, no puede haber otra cosa más que el abrazo en el cual se funden todos los días vividos y se firma la hoja, esa que hace un tiempo estaba en blanco, y hoy es un pétalo de rosa escondido entre los libros de una biblioteca. Un final guardado entre otros finales.

Blogalaxia Tags , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s