De cómo mis días amanecieron al lado de una caña.

 

Hay veces que el azar viene de una manera que por más que lo revisemos una y otra vez no podemos entenderlo.

Mi viaje con la caña fue totalmente azaroso. Debo comentarles que no soy pescadora más que de palabras, y el entorno en el cual viví durante casi cuarenta años no podría haber estado más lejos de cualquier reel.

Lo mágico, es que uno se acerca por curiosidad a algunas cuestiones y termina atrapado y enroscado, haciendo cosas imprevisibles.

Mis primeras excursiones de pesca fueron simplemente de acompañante, con reposera, música, libro y tal vez algún anotador. Cuando terminé de sobre extasiada de hermosos atardeceres en un lago, o de leer varias novelas, me fui acercando a la cuestión por mera curiosidad y aburrimiento.

Pero antes que nada la fatídica pregunta: como un mortal puede pasar horas con los pies arraigados en el agua y mirando con la vista perdida entre el horizonte y la tanza?

Es casi imposible contestar semejante pregunta si no se vive esa pérdida temporal. Solo puedo afirmar que luego del entrenamiento de rigor, de enredar mucho, de cortar, de querer tirar la caña lejos, viene la calma y el silencio.

El pescador tiene una comunión con el entorno, y muchas veces por lo que he escuchado de ellos, no solo es una pasión, es un cable a tierra, es un dialogo infinito con el silencio, es tener todos los sentidos alertas y a la vez adormecidos.

Acompañar a un pescador, es como dice Arjona, acompañarlo a estar solo. Es no invadir lo que parece un nivel armonioso que une al espejo acuoso donde se encuentren.

La cosa fue que tuve un breve romance con la caña, el sol, el agua y los anzuelos. Y tal vez la historia hubiera quedado allí, de no ser que gracias a esa aventura, hoy puedo escribir algunas anécdotas de pescadores.

Así es, la vida tiene esas sorpresas, y es así que un día tiré y en mi anzuelo quedó enganchado un hermoso pez dorado, que me permitió hacer lo que me gusta pidiendo prestadas algunas historias de pescadores.

 

“El muelle está en silencio un viento suave mece el mar

el pescador prepara el cebo y tensa el hilo de pescar

clava los ojos en las olas y se entretiene en el vaivén

la piel naranja de la aurora se baña en el amanecer

el muelle está en silencio y acariciado por la sal

el pescador repasa el tiempo y tensa el hilo de pensar

clava los ojos en las olas su mente cruje como un tren

la incontinencia de las horas lo saca del amanecer

nunca sabe lo que aguarda tras la azul inmensidad

quizá una canción de amor

quizá una historia de piratas

quizá el recuerdo de un dolor

quizá la ilusión de Dios

quizá un sonido de campanas

quizá un recado una oración

quizá sea el lobo feroz

una escalera de palabras

la leve estría de un temblor

quizá sólo un resplandor

el llanto seco de la rabia

quizá sea un sueño de pasión

el muelle está en silencio y el sol se asoma desde el mar

el hombre mira su reflejo en la ensenada de cristal

clava los ojos en las olas y se dispone a recoger

lo que ha pescado en estas horas lo que ha aprendido y lo que es

nunca sabe lo que aguarda tras la azul inmensidad

quizá una canción de amor

quizá una historia de piratas

quizá el recuerdo de un dolor

quizá la ilusión de Dios

quizá un sonido de campanas

quizá un recado una oración

quizá sea el lobo feroz

una escalera de palabras

la leve estría de un temblor

quizá sólo un resplandor

el llanto seco de la rabia

quizá sea un sueño de pasión”

El Pescador – Pedro Guerra

 

P.D.: este breve relato es tan sólo una excusa, para abrir una carpeta con esas historias de pescadores. Sé que es distinto a lo que escribo habitualmente, espero que les guste.

Blogalaxia Tags , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , ,

Anuncios

Un pensamiento en “De cómo mis días amanecieron al lado de una caña.

  1. JUNIN_ANDES_ALQUILERES@YAHOO.COM.AR (TE ENVIAMOS FOTOS)
    promocion 6 personas $250. MONOAMBIENTE CAMPINERO (NUEVO) 32 m2,
    ANAFE, CALEFACTOR, baño, tv cable.
    MONOAMBIETE (nuevo, equip.) 4 pers. $ 300 minimo 3 dias
    a 4 cuadras, RIO CHIMEHUIN INTERANCIONAL PARA LA PESCA, COMO MUCHOS OTROS LUGARES.
    8 LAGOS , 4 RIOS, 2 VOLCANES. Y A TAN SOLO 43 KM DE SAN MARTIN, CON OTROS LUGARES DESDE JUNIN PARA VISITAR.

    NO DUDES EN CONSULTAR 0294 15 4 30 8661 JOSE LUIS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s