Fuera de órbita

El D.J. Justin Bua

Uno de los problemas al escribir cosas auto referenciales es que uno debe remitirse al pasado, ya que el futuro, quién puede escribir del futuro? Para poder sentarme a escribir otras cosas debía amigarme con el  ángel de la ilusión, que por estos días anda por otras pampas muy lejos de mi escritorio.

Confirmado: es  complicado escribir sobre el futuro navegando por aguas desconocidas. Y para escribir sobre el  pasado es necesario que pase la suficiente cantidad de tiempo como para que algo cause gracia.

El pasado inmediato mío era –o todavía es?- un poco convulsionado, es por eso que puse mi auto en cuarta velocidad mientras Elvis cantaba That’s All right. Oh yes!

Cinco minutos antes de Elvis, acababa de recibir un mensaje de mi ex husband diciéndome “sos la misma idiota de siempre”. Esto se sumaba a otros episodios durante la semana:  mi compañera de trabajo me había mandado a mudar por decirlo de alguna manera suave, muchas explicaciones y opiniones no pedidas con un amigo terminaron en desastre y demás  entredichos que lejos de evaporarse iban a mantener sus consecuencias, al menos que yo supiera nada había mejorado.

Yo, la peor de todas.

A todo esto mi psicólogo seguía descostillándose de la risa ante algunas situaciones por mí descritas. Definitivamente yo estaba al horno.

Tres años no es suficiente para mantener una conversación semi pacífica con un ex y que las cosas del pasado causen una mueca de gracia?

No sé que dicen las estadísticas. Las mías son catastróficas y me obligan cada tanto a hacer el proceso inverso de convertirme en oruga nuevamente.

A veces pienso que yo soy un satélite insurrecto de mi ex. Por más que llame a la Nasa para ver si me pone en la órbita adecuada no respondo, y me voy por mi camino. Acaso no me separé por eso? Quiero aclarar que no dependo económicamente de él, sino contemplaría al menos una bienvenida a los científicos del espacio.

 

Harlem Rose  – Justin Bua

 

Hoy si me preguntan por qué me separé tendría que hacer una lista de cosas insignificantes, las cuales hoy saltan a la vista como si fueran vesículas de varicela. El amor? Si claro, el amor se fue. Pero las que sacan los verdaderos chisporroteos son las cosas cotidianas. Y a medida que pasa el tiempo se ve quién es cada quien y como le gusta verdaderamente pasar los días.

A ver: este último tiempo descubrí que al final no soy un amita de casa súper preocupada por el orden y los detalles. Los números y las cuentas se me escapan, prefiero divagar en mis pensamientos y dejar un poco la exigencia de lado. Mis hijos conmigo respiran aires de permisividad, las consecuencias son las que les dan sus propios actos y no mis castigos. Obvio el departamento de mi ex, las cuentas de mi ex y mis hijos cuando están con él están todos más controlados.

Que mi vida es descontrolada? Según el cristal con que se lo mire. En definitiva cuando leí tan hermoso mensaje por la mañana no me preocupe en contestar.

En mi  órbita hay algunas facturas que se pagan solas.

 

 

Blogalaxia Tags , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , ,

Anuncios

2 comentarios en “Fuera de órbita

  1. Bueno, bueno, bueno… no se si serán reales esta cantidad de avatares que te sucedieron, uno tras otro, pero lo que si puedo decirte, es que me he reído mucho con el texto que has escrito.
    Si es verdad, lo siento de veras, pero si es ficción, eres extremadamente graciosa describiendo las cosas más tremendas.
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s