Carrilones del ayer

Landscape – Todd Young

toddyoungart.com

Alisó su pelo como todas las mañanas, y el cepillo fue testigo de una caída intermitente del mismo por la que estaba atravesando el último tiempo.

De frente al espejo miró sus ojos enojados y sus ojeras de la noche anterior, dio vuelta su cuello haciéndolo sonar como un carrillón, y se sentó en la punta de la cama tratando de revisar una a una las manifestaciones de su cuerpo quejoso.

De fondo en algún lugar se su mente sonaba “Águas de março” cerrando el verano. Deseó por dos segundos que no fuera solo el verano lo que las aguas cerraran.

Tal vez el pelo se le estaba cayendo por eso. Uno a uno venía sosteniendo pesados ayeres de cuestiones sin resolver y tal vez ahora decía basta.

“ Por qué no antes?”

“Por qué ahora que estoy intentando que mis lamentos se vayan con la corriente del río hacia el mar?”

“Tus cambios tardíos lejos de aplacarme fomentan partos de eternos enojos, destiempos , por qués, furias y el olvido que tan cerca estaba se va alejando otra vez hacia el poniente.”

Con el cuerpo inerte, su mente le dijo que tal vez luego nacería nueva cabellera más resistente, tal vez debería desnudar su cabeza para ser permeable a nuevos sentimientos, y volver a nacer con nuevo pelo y nuevas alas.  Desde algún otro lado otra voz apenas imperceptible trató de gritar que para todo había que esperar a luego y que estaba harta de tanta espera.

 


“Con qué iba a volar si perdía su pelo?”

“Si no volaba no amaba y si no dejaba ir no volaba ni amaba.”

“Volvería a amar algún día?”

Sin poder moverse aún ni acallar tanta cosa en su cabeza, volvió a mirarse. Luego de cinco minutos a las ojeras se le habían sumado arrugas de frustración sin contar los años de fracasos que vivían como okupas anudados en su cuello.

En un gesto de terrible obligación, estrenó ropa y delineó suavemente sus parpados, ató su cabello a una cola de caballo y colgó una esfera color mar en su cuello. Fragancia? Nada que fuera demasiado invasivo pero que dejara rastro.

Volvió a mirarse y seguía siendo la misma, pero con dos centímetros más de actitud. La calle esperaba, más frustraciones, a lo mejor alguna ida y vuelta, o tal vez nada. Detalles de polvo y cemento en la ciudad despojada de fragancias de primavera.

Una delgada línea entre marzo y abril lo opacaba todo, era la ausencia de hojas verdes brillantes, o de alguna mirada que desde el fondo de otro ser pidiera ser contactado.

Se mezcló con la gente en la acera, y fue un alma perdida más entre tantas otras.

Lake Lights –  Todd Young

 

“Ayer pasó el pasado lentamente

con su vacilación definitiva

sabiéndote infeliz y a la deriva

con tus dudas selladas en la frente

ayer pasó el pasado por el puente

y se llevó tu libertad cautiva

cambiando su silencio en carne viva

por tus leves alarmas de inocente

ayer pasó el pasado con su historia

y su deshilachada incertidumbre/

con su huella de espanto y de reproche

fue haciendo del dolor una costumbre

sembrando de fracasos tu memoria

y dejándote a solas con la noche”.

Mario Benedetti  – Ayer

 

Blogalaxia Tags , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , ,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s