Desapareciste

Robert Cook, New Horizon

Salgo por la mañana. Mientras cierro el portón del mi garaje una mujer en bicicleta, apretada por el tiempo, cruza la avenida como puede, y un conductor –como puede- la esquiva. No alcanzo a escuchar nada, solo veo el gesto de ella con el dedo mayor hacia arriba, sin siquiera gesticular alguna otra cosa. Me río de la situación. Sabían que FUCK viene de las siglas “Fornication Under Consent of the King”?

En realidad me río de esa situación y de muchas otras que se me van presentando en el camino.

Incluso cuando voy a buscar mi correspondencia a la que también es mi casa, aún deshabitada, un sobre que había pasado la inquilina de mi local por debajo de la puerta anunciaba: “Por favor cambiar el domicilio”. A donde?  No era suficiente la lista de lugares de donde me había ido?

En el interín, un ex cliente que sale de la farmacia me dice con voz acusadora: “desapareciste”.

Bueno a esta altura ya saben que una vez tuve una farmacia. Digamos unos trece años de mi vida invertidos infructuosamente en un lugar que no me gustaba. Como llegue allí es para escribir un libro y este no es el caso. Entonces volvamos al relato…

Desapareciste.

Me puse a indagar muy rápidamente cuántas personas podían llegar a decir que yo había desaparecido a parte de mis ex clientes. Y caí en la cuenta de que muchas con las que no me trato hoy día han visto como mi persona se esfumó completamente de sus vidas: sin transición, ni largas despedidas, ni preámbulos, y en un caso en particular muy triste para mí, sin dar explicaciones.

Realmente quiero arreglar esa situación, pero como? Después de tantos años? Como explicar si seguramente la otra persona ni recuerda?

Retorno.

Cuál es la manera de despedirse de un negocio o trabajo?

Hacer una despedida? Pancartas que digan nunca tendremos un jefe/a como vos? –y cuidado aquí, que el “como vos” no necesariamente implica excelente, paciente o piola sino a veces todo lo contrario-. Alguna cena formal en una parrilla o tenedor libre? Ir avisándoles a los clientes que me voy e inducirlos a que me agradezcan años de fianza?  Teníamos programado con mis amigas hacer un festejo por haberme ido con descorche de champagne y todo, hecho que no se concretó nunca, seguramente por falta de insistencia de mi parte.

Las preguntas son muchas, la respuesta es una sola: de ninguna manera.

Corte y confección, y a otra cosa se ha dicho.

La “otra cosa” me está llevando casi toda mi vida de adulta…lerda la mujer para tomar decisiones. Es que la comodidad es brutal, y salir de ella es realmente un trastorno.

Les cuento: yo leo muchísimo, es más, mi biblioteca tiene tres sectores preponderantes: autoayuda, ciencias ocultas y artes amatorias. También hay enciclopedias, algún libro de derecho, novelas y libros de arte y decoración.

Los libros de autoayuda fueron cambiando de acuerdo a la época en la que yo me encontrara. Por ejemplo: para la educación de mis hijos fui totalmente autodidacta y asi es que salieron los chicos: con la imagen de una madre entre moderna, laburante e histérica.

Pero para bombear a mi último matrimonio sí que me compre libros! De los títulos no recuerdo ninguno, obviamente apuntaban a lograr la felicidad, estabilidad, pasión y bla bla dentro de la pareja. El ultimo año ya aburrida de tanta psicología de pareja que yo asimilaba mientras mi marido roncaba de espaldas al lado mío en la cama, es que hice incursión en el sexo tántrico y otras formas de encender la pasión. Más que encender la pasión tendría que haber hecho una fogata con los libros: lo que no va NO VA.

Una vez divorciada y con varios problemas al frente casi todos sin vista a solucionarse (mis hijos, el trabajo, la economía, el auto, etc., etc.) es que orienté mi lectura a diversos libros sobre astrologías mundanas , runas, I Ching y también numerología, no sin haber pasado antes por un tórrido y tormentoso romance post separación.

Siempre hay una voz interna que hincha las soberanas pelotas y dice todo el tiempo: “vos hacés que las cosas sucedan”. Y uno la hace callar una vez más.

Esta primavera me encuentra sin un hombre al lado por primera vez desde que tengo catorce años, y no solo eso, haciendo que las cosas sucedan.

No todo lo que relatan en las películas es puro verso. Por ejemplo la protagonista de Comer, rezar y amar dice en alguna parte: “no estoy sola desde los quince”. Bueno, eso me pasó a mí también, siempre un clavo sacando a otro clavo, y con la edad que tengo si continúo con esa práctica será: siempre un calvo que saca a otro calvo.

La cuestión es que a falta de moneda y pasaporte, me las tuve que arreglar con menos recursos: nada de Italia, India e Indonesia y menos por un año.

No sólo la primavera me encontró soltera, sino que pasé casi todo el verano y el otoño en iguales condiciones.

El proceso de adaptación es terriblemente extenso. Los primeros fines de semana yo me sentía no solamente infeliz, sino amputada, descorazonada, vacía, desbastada y repitiéndome todo el tiempo que no soportaba la soledad de estar sola.

Luego del primer millón de lágrimas y otro tanto de llamadas a mis amigas y psicólogo, vinieron las series de televisión.

Es una gran terapia focalizar en alguna cuestión que deje nuestra mente en off. Al menos como sustituto del vivir en una nube de pedo.


Con ese fin es que vi Lost, Gilmore Girls, Sex and the City y no recuerdo que otra serie desde el primer capítulo de la primer temporada hasta el último de la temporada final.

Cuando terminé con las series, me agarró el nuevo berretín por la lectura y la compra compulsiva de libros. Lo peor es que el noventa por ciento de los libros los compro por internet, o sea: están muy a mano por igual medida el teclado y mi tarjeta de crédito.

Entre cada tres libros de numerología me compraba alguna novela y algún otro de autoayuda. Volví a leer Papaíto Piernas Largas, Cumbres Borrascosas y Meditaciones Diarias. Mi numeroscopio al dia de hoy cuenta con cien hojas, es un mapa completo de mi supuesta personalidad según la numerología convencional y la humanística y obviamente también incursioné en la cuestión predictiva, utilizando todos los métodos posibles.

Hice un par de actividades más de este tipo –las podemos llamar compulsivas y mecánicas?- pero relacionadas con la tecnología, otra de mis pasiones. Aprendí a manejar más o menos el Windows movie maker y termine desempeñándome mucho mejor con el Pinnacle Studio (programas edición de fotos y videos). Horas de internet y de efectos especiales.

A estas instancias ustedes dirán y con razón, esta chica esta mucho al pedo, tiene mucho tiempo libre o ambas cosas. Yo lo tomé como una cuestión vacacional. Mi mente necesitaba parar, dejar de pensar, de preguntarse por qué a mí –creo que es la pregunta que más tiempo desvela a los mortales-, de dejar de culparme, de culpar, de buscar explicaciones.

Sin haber dejado mi trabajo ni la actividad física, manteniendo el nivel de contacto social al diez por ciento como siempre en mi vida, logré hacer todas esas actividades que antes no las hacia….por?  No entremos en detalles escabrosos.

Y aquí estoy. Salvo la lectura,  muchas de las otras cuestiones compulsivas quedaron atrás, y estoy digamos en etapa creativa. Dará resultado? Me dará satisfacciones?  Definitivamente la aventura está en el viaje.

Salgo a la calle con muy poco tiempo, pero manejando más despacio que hace algunos años.  Mucho de lo que veo me hace reír. Eso creo que es un síntoma de felicidad. Reírme de mi misma? Eso siempre que puedo.

En otro sincericidio les cuento en que estoy ahorita.

Blogalaxia Tags , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , ,

Anuncios

Un pensamiento en “Desapareciste

  1. Le llaman locuacidad.
    El tema es, simplemente, cuando invitamos a una hoja de papel o a la pantalla de la PC a que nos saque una foto. Imprevistamente…
    Don´t worry… Casi siempre salimos despeinados.
    Me puso contento el párrafo que va del “salgo” al “puedo”. Será que..?
    Y sí…debe ser.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s